deportes | 05 de Febrero de 2017

Patriotas de Nueva Inglaterra logró el regreso más improbable en la historia del Súper Tazón. Foto tomada de @NFL

Por

Por 

Notimex

Houston, 5 de febrero.- En la remontada más grande en la historia de la liga estadounidense de futbol americano, los New England Patriots vencieron hoy en la prórroga a los Atlanta Falcons por 34-28, después de ir perdiendo por 25 puntos en la edición 51 del Super Bowl de la NFL jugado en Houston, Texas. Los más de 70 mil aficionados presentes en el estadio fueron testigos de la consagración de la dinastía más grande de este siglo en la historia de la NFL. Los "Pats" estuvieron, hasta 5 minutos antes del final, en la cuerda floja.

Tom Brady, el mariscal de campo, y Bill Belichick, manager de New England, consiguieron su quinto título con el mismo club, otro récord.

El huracán que fue Atlanta en los primeros tres cuartos, se desvaneció en el último, horrorizado ante la leyenda de Brady y su equipo, que anotó un parcial de 19-0 en ese segmento, gracias a dos touchdowns con dos conversiones de dos puntos y un gol de campo de tres. Hasta ahora, la máxima remontada en un Super Bowl había sido de 10 puntos. El partido parecía definido al medio tiempo. La mejor ofensiva de la NFL no tuvo ningún reparo en humillar a un equipo histórico durante la primera parte. Antes del final del segundo cuarto, los Patriots descontaron con un gol de campo de Stephen Gostkowski para llegar con una desventaja de 21-3. Con nueve minutos por jugar del tercer cuarto, la paliza era ya evidente, con el marcador 28-3 para Atlanta. El coraje de Brady provocó el primer touchdown para su equipo con dos minutos por jugarse del tercer cuarto. James White anotó para los Patriots pero Gostkowski falló el punto extra. El partido quedó con un parcial de 28-9.

Atlanta entró al último cuarto con una ventaja de 19 puntos. La defensiva de los Falcons, cansada pero todavía eficaz, le impidió a Brady conectar un pase de anotación. Con casi 10 minutos por jugar, Gostkowski convirtió para tres puntos y recortó el partido 28-12.

A falta de seis minutos para el final, Ryan, camino de ser el jufador del partido, tuvo su primer y el más grave error del día: soltó el balón y permitió un nuevo ataque de New England. Y con Brady todo es posible. El mariscal de los Pats conectó un pase de touchdown con Danny Amendola y, en la jugada siguiente, los Patriotas lograron una conversión de dos puntos para acercarse 28-20.

Un doble error defensivo de los Falcons le dio a Brady una nueva oportunidad de buscar el empate.

Tres minutos y medio, además de 95 yardas, separaban al mariscal de New England de un quinto anillo con el club, una estadística inédita en la historia de la NFL.

Julian Edelman recibió, con dos minutos por jugarse y mucho dramatismo, una pelota que fue protestada por Atlanta. Los Patriots se acercaban a la zona de anotación y por fin la suerte les sonreía.

La remontada más grande de cualquier Super Bowl parecía posible. El milagro no parecía exagerado. No para Brady.

White anotó el touchdown del empate y Amendola convirtió los dos puntos para el 28-28. Houston vivió en carne propia la historia grande de la NFL.

Por primera vez en un Super Bowl, el partido se fue al tiempo extra.

Brady y sus Patriots dieron una cátedra de una ofensiva en serie y, después de un grave error de la defensiva de los Falcons, que interfirió en una jugada muy cerca de su zona de anotación, le regalaron la posibilidad de ganar a New England.

Fue en la segunda oportunidad que White, héroe hoy en tierras tejanas, concretó la más grande voltereta de todos los tiempos. Los Patriots ganaron 34-28 y el equipo de Brady ya es leyenda.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?