méxico | 05 de Enero de 2019

Villalobos Arámbula destacó que se establecerá un instituto del café en Xalapa, Veracruz, el cual será un “sistema de inteligencia comercial” del producto. Foto Pablo Ramos / archivo La Jornada

Por

Por 

Carolina Gómez Mena / La Jornada

Ciudad de México, 5 de enero.- La instalación en Veracruz de una planta procesadora de café de la trasnacional Nestlé, anunciada el mes pasado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, no afectará a los productores nacionales, aseguró Víctor Villalobos Arámbula, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

En conferencia de prensa dijo que la variedad de café que usará dicha planta, que procesará 20 mil toneladas del aromático, es diferente a la de los caficultores que expresaron su descontento por el proyecto. La de Nestlé será la variedad robusta, para café instantáneo.

Dicha especie se considera de menor calidad que la arábiga, que es para café de taza. Además ambas se siembran a diferentes alturas, sostuvo.

La instalación, que tendrá una inversión inicial de 154 millones de dólares, ha sido criticada por caficultores de la zona, por los abusos que ha generado la trasnacional en torno al precio del aromático, pues lo maneja a la baja; según el funcionario, no habrá afectación comercial a los productores.

“No hay afectación ni en términos de la competencia comercial. Hablamos de dos especies. El robusta puede sembrarse abajo de los 300 metros sobre el nivel del mar”.

Añadió que dicha variedad “no compite con el programa de café arábico, que se siembra generalmente entre 800 y mil 300 metros de altura y que está orientado al consumo en taza”. Resaltó que por ello, “vemos con buenos ojos” inversiones como las de Nestlé.

Acerca de incentivar la producción, destacó que se establecerá un instituto del café en Xalapa, Veracruz, el cual será un “sistema de inteligencia comercial” del producto.

Añadió que se remplazarán cafetos viejos (algunas plantas tienen 40 años), pues son más sensibles a la roya del café, la cual afectó a la producción en el sexenio pasado.

Sobre la estrategia que se aplicó en el gobierno anterior para combatir esa plaga, estimó que “no fue bien planteada”. Dijo que con menos cantidad de recursos en algunos países de Centroamérica se tuvieron mejores resultados. Además refirió que en 2014 hubo una “nueva raza de roya” más agresiva.

La idea es sembrar plantas tolerantes a la roya y emprender podas.

Sobre el presupuesto para el campo comentó que para los cuatro programas estratégicos del sexenio se destinarán 20 mil 500 millones de pesos. Para Producción para el bienestar se tendrán 9 mil millones de pesos; para Precios de garantía, 6 mil millones; para Crédito ganadero, 4 mil millones, y para el Programa Nacional de Fertilizantes, mil 500 millones.

En total para la Sader se destinaron 65 mil 434.88 pesos y resaltó que se hará más con menos. En 2018, cuando se contaba con 72 mil 125.40 millones de pesos, había ocho programas, ahora habrá 11.

Sondeo

¿Estás de acuerdo en que suspendan operaciones del SITT?