cultura | 04 de Noviembre de 2018

Los ganadores del concurso de alebrijes monumentales 2018 recibieron sus reconocimientos. Foto Guillermo Sologuren

Por

Por 

Ángel Vargas

Ciudad de México, 4 de noviembre.- En una ceremonia festiva en la que se reconoció a los artesanos como uno de los pilares de la cultura mexicana, la noche de este sábado el Museo de Arte Popular (MAP) realizó la premiación del 12 Concurso de Alebrijes Monumentales.

El primer lugar correspondió a la pieza Maestro Mucoyochi, de José Uriel Rodríguez, quien se hizo acreedor a un estímulo económico de 60 mil pesos y un diploma; el segundo, dotado de 40 mil pesos y un diploma, fue para Bakeneko, del Colectivo Escuela de Artesanías del Instituto Nacional Bellas Artes (INBA); y el tercero, titulado Meconio, del Colectivo Alebrijoso, obtuvo 30 mil pesos y un diploma.

También se entregaron 11 menciones honoríficas, con un incentivo de 10 mil pesos cada una. Entre las obras reconocidas se encuentran el Nuevo sol, de Marco Antonio Agis Martínez; Conetl Papalotl, de Pedro Alberto Elías; Nahualebrije, de Ricardo Linares; Escatepiztli, del Colectivo Cuartel; y Pata Pez, del Colectivo La Lula, Juguetes con tradición.

Durante el concurrido acto, efectuado en el MAP y que fue encabezado por el director del recinto, Walther Boelsterly, se premió además a los ganadores de los concursos de Cuentos sobre alebrijes y de Teatro de títeres sobre alebrijes, que este año llegaron a su 12 y 11 versiones, de forma respectiva.

En cuento, el primer lugar fue para el relato El secuestro de los tres alebrijes, de Jorge Sánchez Jinez; el segundo, para El sótano de los alebrijes, de Enrique Adonis Rodríguez Morales; y el tercero, para Querido Ale…, de Ayarith Altamirano Toda.

En tanto, la obra teatral ganadora fue Alebrijes y demonios, de David Jesús Mendoza Gaytán; el segundo puesto lo obtuvo Los ecobrijes galácticos, de Virginia Monzón García; y el tercero, El sueño del alebrije, de María Azucena Robledo Lara.

En esta 12 versión del Concurso de Alebrijes Monumentales, organizado por el MAP, participaron alrededor de 180 ejemplares elaborados por artesanos de la Ciudad de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Querétaro y San Luis Potosí.

Todos ellos pudieron ser apreciados el pasado 20 de octubre en el desfile de más de cuatro kilómetros que realizaron del Zócalo capitalino al Ángel de la Independencia. Desde ese día y hasta este domingo 4 de noviembre son exhibidos sobre Paseo de la Reforma, en el tramo de la Glorieta del Ángel de la Independencia a la de la Diana Cazadora.

Fue Walther Boelsterly quien destacó la trascendencia de los artesanos para la cultura mexicana y se congratuló de que sean cada vez más las familias que pueden vivir de ese tipo de oficios en el país.

Sostuvo que el siguiente paso es considerar el papel de los artesanos en el Producto Interno Bruto (PIB) y que “sean un orgullo para México”, pues a pesar de que “ponen en alto el nombre del país y han sacado del hoyo a un gremio que estaba tristemente olvidado”, aún no cuentan con el reconocimiento de la sociedad ni de las autoridades