cultura | 04 de Junio de 2018

Indumentaria incluida en la muestra que finalizará el 14 de junio Foto Jesús Villaseca

Por

Por 

Mónica Mateos-Vega

Ciudad de Mèxico,4 de junio.- El arte textil en México no tiene que ver sólo con la indumentaria o la belleza de un rico legado: es también una plataforma para plasmar ideas políticas, sociales y económicas, sostiene Magdalena Wiener, curadora de la exposición México textil montada en el Museo de Arte Popular (MAP).

La muestra propone un repaso por la historia de la manufactura de textiles de la época prehispánica a la actualidad con la finalidad de conocer las diferentes técnicas de elaboración, las materias primas y, sobre todo, para reflexionar acerca de los retos actuales de esa actividad.

Uno de los problemas más importantes es el plagio de los diseños artesanales, tema que se abordará en la muestra y en un par de mesas redondas, pues la idea es crear conciencia en los visitantes y potenciales consumidores de textiles nacionales acerca de la importancia de apoyar esa herencia cultural, dijo en rueda de prensa el director del MAP, Walter Boesterly.

Arte vivo y en constante transformación

La exposición reúne 300 trabajos, entre huipiles, obras de telar de cintura, tapetes, sarapes y rebozos, así como algunos objetos de cerámica y religiosos, como casullas, mitras y frontales, de los acervos de la Catedral Metropolitana y los museos Franz Mayer, del Templo Mayor, del Antiguo Palacio del Arzobispado, del Castillo de Chapultepec y el Nacional de Antropología, así como de colecciones privadas.

“El empoderamiento de la mujer, la identidad, pero también la violencia y la guerra contra el narco afectan a las comunidades y su producción artesanal. Algunas de las prendas que presentamos hacen referencia a esos temas”, añadió la curadora.

Uno de los núcleos temáticos tiene que ver con el plagio y la apropiación cultural, continuó Magdalena Wiener; "son retos actuales y vigentes que deben integrarse a la muestra para crear conciencia en el público y sea parte de un movimiento de apoyo".

El discurso del textil en el arte contemporáneo, los usos y costumbres, así como la poética imaginación de los diferentes pueblos y etnias, complementan la muestra que deja constancia de que ese quehacer nacional "es un arte vivo, en constante transformación".

Por conservar tradicionese innovar en el país

Boesterly consideró que “hay que desmitificar ciertas cuestiones, pues si bien existe quien se roba los diseños de las comunidades para reproducirlos en varios lugares del mundo, sin dar crédito ni beneficiar a los artesanos, también hay que saber que los primeros que desacreditamos esa indumentaria en México somos nosotros.

"Por ejemplo, cuando vemos a las personas vestidas con sus trajes tradicionales de inmediato los señalamos, los hacemos a un lado o decimos que está caro cuando nos ofrecen una prenda. Pero si la producen grandes firmas internacionales, lo pagamos. Hay que pugnar por un trato digno y justo hacia los artesanos".

México textil pone sobre la mesa de discusión cómo conservar y mantener las tradiciones, al tiempo que se debe innovar, "pues una parte del problema artesanal en el mundo, en especial en México, consiste en que al no innovar, el consumidor no adquiere los productos, los cuales se deben adaptar a una vida diferente".

La exposición México textil, montada en el Museo de Arte Popular (Revillagigedo 11, entrada por Independencia, Centro Histórico), concluirá el 14 de junio.