Chihuahua | 04 de Marzo de 2017

Foto especial

Por

Por 

Rubén Villalpando, corresponsal

Ciudad Juárez, 4 de marzo.- Ejidatarios del poblado de Samalayuca, municipio de Juárez, a 42 kilómetros de la ciudad, tomaron la estación y vías del ferrocarril, e impidieron que bajaran cientos de tubos para construir un gasoducto que debe cruzar por sus tierras ejidales, argumentando que no quieren la obra.

Los tubos de aproximadamente 20 metros de largo y uno de ancho, están a la espera de que empleados de la constructora Carso, propiedad de Carlos Slim los puedan bajar con equipo para iniciar la construcción del gasoducto entre las vías del tren y la carretera Panamericana a la ciudad de Chihuahua.

Los ejidatarios dijeron que de manera pacífica no permitirán que pase el gasoducto por el poblado, porque causa muchos problemas a los habitantes, además de que representa un peligro y ellos no lo autorizan.

Al lugar de la toma de instalaciones llegaron agentes de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua (ministeriales), soldados, policías federales y municipales para dialogar con los ejidatarios y convencerlos de descargar el material para la constructora propiedad de Grupo Carso.

Los ejidatarios se negaron por no haber sido consultados para ejecutar el proyecto y los tubos permanecen sobre los vagones del tren argumentando que en tierras ejidales se debe obtener un permiso para este tipo de construcciones que pretende llegar hasta el municipio de Hermosillo.

Aparte, los lugareños dicen que existe mucha inconformidad en la comunidad y especialmente de los campesinos pues aseguran que no existe acuerdo aún para obtener el derecho de piso y quieren hacer las cosas como si fuera tierra de su propiedad.

En el pasado mes de diciembre, la organización Ciudadanos Vigilantes clausuró simbólicamente otro tramo del gasoducto de la CFE que va desde Samalayuca hasta Sonora.

José Luis Rodríguez Chávez, líder de la agrupación, indicó que decidieron proceder a realizar el acto porque Grupo Carso, la empresa que construye la obra, ha destruido parte de la carretera Janos-Monte Verde y ha afectado las propiedades de algunos vecinos de la zona.

Aseguró que al inspeccionar hallaron “muchas irregularidades” como el hecho de que, supuestamente, la compañía no tiene autorización para hacer esos trabajos sobre terrenos particulares.

“Dicen que hubo una autorización de Obras Públicas y Comunicaciones del Estado, en la administración de César Duarte, pero no muestran ningún permiso y además no hay supervisión del Gobierno del Estado si es que dieron un permiso”, afirmó Rodríguez Chávez.

De acuerdo con la información que ofrece la CFE en su portal de Internet, el gasoducto, que tendrá una longitud aproximada de 528 kilómetros y 36 pulgadas de diámetro, inicia en Samalayuca y terminará en Sásabe, Sonora.

Se trata de una obra que transportará gas natural de Waha, Texas, con el que podrán satisfacerse los requerimientos de combustible en las centrales de la Comisión en Chihuahua y Sonora, explica en el sitio.

Según el organismo, la inversión estimada para su realización será de 916 millones de dólares y se prevé que quede listo en 24 meses.

El año pasado la empresa constructora Carso, propiedad de Carlos Slim obtuvo la concesión para construir el gasoducto desde Samalayuca.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?