méxico | 03 de Mayo de 2019

Roberto Andrés Ochoa Romero, Subprocurador de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparos de la FGR. Foto David Castellanos Terán / La Jornada

Por

Por 

David Castellanos Terán / La Jornada

Cd. Madero, Tamaulipas, 3 de Mayo.- “Por el bien de México, no hay margen para la equivocación; mucho menos para el engaño”, subrayó Andrés Ochoa Romero, subprocurador de la Fiscalía General de la República (FGR), ante los asistentes a la Primera Sesión Ordinaria Noreste-Noroeste de la Conferencia Nacional de Procuradores de Justicia.

La reunión se llevó a cabo en ausencia del Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, en medio de un discreto paro operativo de seguridad. Los fiscales de justicia de al menos once entidades federativas del país se reunieron en un hotel ubicado en la playa de Miramar, al sur de la costa tamaulipeca.

En este lugar, hace cinco años Jesús Murillo Karam, entonces Procurador General de la República,  sostuvo un evento similar en pleno ajuste de cuentas entre grupos de la delincuencia organizada. Tamaulipas, es un estado con enormes cementerios clandestinos donde sicarios y pistoleros han abandonado miles de cuerpos.

Debido a estas circunstancias fue más notoria la inasistencia de Gertz Manero. Al inicio del cónclave, el gobernador, Francisco Cabeza de Vaca, llamó a los funcionarlos encargados de la procuración de justicia y seguridad en México, a sumar voluntades para combatir a los criminales con mayores esquemas de seguridad y voluntad política.

“La complejidad del fenómeno de la inseguridad y la necesidad de garantizar la impartición de justicia, pronta y expedita obligan a la integración de talentos y acciones, pero sobre todo de voluntad política; no basta con exigir el orden, hay que gobernar bien”, añadió.

La conferencia fue inaugurada la mañana de este viernes por Roberto Andrés Ochoa Romero, Subprocurador de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparos de la FGR, quien criticó la retórica política.

“No podemos perder el rumbo, necesitamos recuperar la confianza en nuestras instituciones y combatir la demagogia en el servicio. Por el bien de México, nuestro compromiso no tiene margen para la equivocación mucho menos para el engaño”, culminó.

Durante el inicio de los trabajos no se presentaron expresiones sociales ni reclamos a los impartidores de justicia.