Baja California | 03 de Abril de 2018

Elementos de la Policía Municipal pusieron bajo arresto a un hombre identificado como Ricardo y a una mujer de nombre Alma, por sustraer artículos del interior de una casa en Lomas del Rubí. Foto Archivo La Jornada

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 3 de abril.- Elementos de la Policía Municipal pusieron bajo arresto a un hombre identificado como Ricardo y a una mujer de nombre Alma, por sustraer artículos del interior de una casa.

Al filo de las 15:00 horas del pasado lunes, una mujer se acercó a la unidades de la corporación para denunciar que dos personas ingresaron a robar en su domicilio.

Los policías municipales quienes realizaban patrullajes de vigilancia sobre la calle Reforma y avenida Liberal Patria del fraccionamiento El Rubí, se dirigieron al lugar indicado por la denunciante.

Una vez en el sitio los oficiales aseguraron a Ricardo “N”, de 30 años de edad, y a Alma “N”, quienes llevaban consigo una bolsa que contenía pertenencias de la reportante.
Por lo anterior, ambas personas fueron detenidas y puestas a disposición del Agente del Ministerio Público. 

Aparte del abandono en que se sienten habitantes del fraccionamiento El Rubí, a tres meses de haber perdido todo, y que aún no saben que va a pasar con sus casas ni lo que ha pasado en relación al dictamen que determinará quien fue el culpable del derrumbe que los dejó en la calle, ahora tienen que enfrentarse a la delincuencia para proteger lo poco que les queda.

Esto debido a que han sido los mismos habitantes del lugar quienes han enfrentado a los ladrones que se meten a sus casas ayudándose entre vecinos a defenderse y castigar a los ladrones que se han metido a sus domicilios, ya que los robos se siguen presentando a plena luz del día en lo que quedó de sus viviendas derruidas.

De estos saqueos por parte de la delincuencia han sido testigos los propios medios de comunicación, quienes han presenciado como los mismos vecinos han alertado a los propietarios de las casas saqueadas y han encarado a los ladrones, sacandolos a pedradas del fraccionamiento, y que en su intento por escapar han recibido rocas en la cabeza, mientras los policías solo se quedan observando.