cultura | 03 de Abril de 2015

Para la artista mexicana Nelly César Marín es posible tener algún tipo de sanación mediante el arte alternativo y experimental Foto Notimex

Por

Por 

Notimex

Toronto, EU, 3 de abril.- Para la artista mexicana Nelly César Marín existen formas más lúdicas de acercarse al arte, incluso es posible tener algún tipo de sanación mediante el arte alternativo y experimental.

Marín ofreció un performance en la apertura del festival de cine de Alucine, que en su décima quinta edición presentará películas de ficción, documental, horror y experimental, así como instalaciones y performances de artistas latinoamericanos.

Bajo el título “Mi gusto es”, el performance forma parte de la exposición “Feelings” (Sentimientos), que se inauguró aquí y que estará abierta al público hasta el 16 de abril en la galería Beaver Hall Gallery.

La joven artista, originaria de la Ciudad de México, se sienta frente a un televisor en donde su padre canta la canción “Mi gusto es”, misma que ella sigue a capela. Al final, le da un beso a la imagen de su padre, “es una colaboración con mi papá, ambos cantábamos esa canción cuando íbamos a Mazatlán”, dijo en entrevista.

“La canción la interpretaba Antonio Aguilar y se hizo del gusto popular, se ha vuelto como un himno en diversos sectores sociales porque habla del ser todo poderoso y que no te importe nada, ni la muerte, sino hacer tu voluntad”.

Este proyecto lo realizó durante los cuatro años y medio que radicó en Vancouver, Columbia Británica, luego de haber estado en Francia.

“Quería a través del arte hacer una forma de reconciliación con mi padre con quien tuve un tiempo problemas y también con mi país. Tenía sentimientos encontrados pero a través del performance he podido encontrar esa reconciliación”.

Nelly César Marín, quien estudió artes plásticas en Puebla, dirige en el Distrito Federal el espacio multisocial para la salud afectiva llamado “Pandeo”, un espacio cultural alternativo y experimental.

“En este lugar estamos proponiendo otras formas de acercamiento al arte, más lúdicas y reales, en donde la gente común experimenta lo que es hacer un performance o una instalación”, explicó.

“Buscamos que el arte se vuelva una experiencia para todos, que ayude a explorar otras formas de sociabilidad y de sanar a través de prácticas artísticas”, agregó.

La artista sostuvo que a veces el ser humano tiene muy mediadas sus emociones: “hay cosas que nos negamos a sentir porque no son bien vistas por la sociedad o no están en la expectativa de tu género o de tu estatus social”.

“Para mí Pandeo es romper todo eso y darnos la oportunidad de conectarnos a un nivel afectivo más complejo, pues yo veo el arte como una forma de sanación”.

En la inauguración de la exposición “Feelings” participó el cónsul general de México en Toronto, Mauricio Toussaint, quien destacó la presencia de cineastas y artistas mexicanos en este festival.

Por su parte, Sinara Rozo, directora de Alucine, agradeció la colaboración del consulado mexicano para que la directora Betzabé García viniera a Toronto a presentar su cortometraje “Porcelana”.

En este festival se presentan trabajos de varios directores mexicanos, como Nicolás Pereda y su documental “El palacio”.

Además del performance de César Marín, Alucine abrió su serie de películas con la proyección de la coproducción mexicana “La danza de la realidad”, del director chileno Alejandro Jodorowsky, que llenó la sala.

Alucine se sigue realizando hasta el 5 de abril y su exposición artística estará abierta al público hasta el 16 de abril en la galería Beaver Hall Gallery.