Baja California | 03 de Marzo de 2019

Bonilla dijo tener la experiencia en la solución de escasez de agua en zonas de gran desarrollo Foto Cortesía

Por

Por 

Redacción

Tijuana,3 de marzo.- A decir del Ing. Jaime Bonilla Valdez, “Baja California es un paraíso, pero… ¡sin agua¡ y, también, ¡sin vialidades que faciliten la movilidad, que resuelvan los congestionamientos viales que causan pérdidas millonarias a empresas y causan un estado negativo para la población, por el estrés que sufre a diario”.

Pero luego apunto, “estos problemas pueden ser resueltos con voluntad política, con ganas de gobernar bien, sin tener que ver cada proyecto como la gran oportunidad de hacer negocios particulares o beneficiar a sus amigos o socios… en pocas palabras, Baja California reclama obras, pero sin ´moches´ para gobernantes corruptos”.

Dijo tener la experiencia en la solución de escasez de agua en zonas de gran desarrollo, creando fuentes alternas del suficiente volumen del vital líquido que requieren para su desarrollo los municipios de Ensenada, Playas de Rosarito, Tecate y Tijuana, sin olvidar Mexicali, que depende de la reserva hídrica en el subsuelo y el aporte del Río Colorado.

Se refiere a la urgencia de eficientizar los organismos estatales responsables de la distribución de agua que es bombeada por el Acueducto Río Colorado-Mexicali-Tijuana, del que se derivan las redes de suministro doméstico e industrial en la zona costera del Pacífico, para que la población en cada uno de estos municipios deje de estar pagando caro y mal servicio.

“Si se piensa en desaladoras, son viables y factibles, pero que dejen de ver estos proyectos como la gran oportunidad de beneficiarse con los ´moches´ o las ganancias que les puedan aportar las APPs (Asociaciones Públicas-Privadas)”, en alusión obvia a las desaladoras en Ensenada y Playas de Rosarito, ésta última con rechazo público de los rosaritenses. Respecto a la corrupción que envuelve a obras de infraestructura vial, dijo, “… como la vialidad y puente que el Gobierno del Estado anunció que realizará para conectar la carretera al Aeropuerto Internacional de Tijuana con la Avenida Internacional a la altura de la Garita El Chaparral, en cuya ejecución es sabido que el beneficiario es el senador panista Héctor Hermosillo Celada”.

“Eso es lo que los bajacalifornianos no quieren, que los gobernantes saquen la gran tajada para su beneficio o el de sus amigos, compadres o socios; en Baja California hay mucho rezago y urge sacar a nuestro Estado del ´bache´ en el que lo tienen por la ineficiencia gubernamental, por las ambiciones desbordadas de los regímenes recientes y actual, que siguen haciendo las cosas con la exigencia de los ´moches´ que, aunque digan lo contrario, terminan pagando los bajacalifornianos”.

“Esto es lo que debe terminar ya”, precisó enfático, al señalar que Ensenada es uno de los municipios que tienen mayor retraso y que seguramente detonará su desarrollo con las obras viales, como la carretera de cuatro carriles que el Gobierno de la República proyecta construir pronto desde El Sauzal hasta Ojos Negros, lo mismo que la ampliación de la autopista Escénica en la zona sur ensenadense para facilitar el transporte de productos agropecuarios de la región.

Estas expectativas son las que han despertado la esperanza de los productores agrícolas y ganaderos del Valle de San Quintín y la extensa zona rural del sur del municipio más grande de México y del mundo, pero también ocurre lo mismo con los productores vitivinícolas del Valle de Guadalupe, con quienes dijo el Ing. Bonilla Valdez que se ha reunido varias veces.