méxico | 02 de Noviembre de 2018

Se incluirán posibilidades de financiamiento en Santa Lucía para no presionar el gasto. Foto Mario Antonio Núñez

Por

Por 

Enrique Méndez / La Jornada
Ciudad de México, 2 de noviembre.- El costo de las indemnizaciones por cancelar los contratos de obra en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco se incluirá en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019, informó el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado.

Será un costo de largo plazo, temporal. Hay medicinas amargas, justificó.

Sostuvo que en el proyecto ejecutivo para el aeropuerto internacional en Santa Lucía se incluirán posibilidades de financiamiento para no sufrir una presión de gasto público en el corto plazo. Ahí está todo fríamente calculado.

En la propuesta de paquete económico que el gobierno de López Obrador enviará a la Cámara de Diputados el 15 de diciembre, se incluirá una partida para financiar el desarrollo del proyecto ejecutivo del aeropuerto en Santa Lucía y algunos gastos.

El legislador indicó que para calcular el monto a pagar a los inversionistas del proyecto en Texcoco se llevaron a cabo las reuniones del miércoles del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, su equipo y los contratistas.

Vamos a ver cuánto resulta de esta negociación. Lo que se requiera para esas cancelaciones vendrá en el PEF 2019. No se generará ningún abuso ni incertidumbre, dijo.

Explicó que en el tema de los con-tratos se gana y se pierde; se perderá en el costo de cancelar los contratos y se ganarán los recursos que se destinarían para Texcoco.

A pesar de que la obra actual se financia con la emisión de bonos y el cobro de la tarifa de uso aeroportuario, indicó: El cálculo es que lo que se tenía proyectado de inversión para el año próximo vía recursos presupuestales, es la bolsa que ya no se va a utilizar, y eso se usará para los contratos.

–¿Cuánto costará rescindir los contratos? –se le insistió.

–No me adelanto. Hay que esperar a las pláticas con los empre-sarios. Ellos dieron información positiva en la reunión de ayer (miércoles).

Afirmó que la consulta por la que se decidió cancelar la obra en Texcoco será la única convocada sin sustento en una ley.

Es la última consulta con esas características y restricciones. Todas las que se hagan de aquí para adelante tendrán que apegarse necesariamente a la ley, dijo.

Recordó que Morena presentó una iniciativa para regular las consultas, que serían organizadas por la autoridad electoral la primera semana de cada junio, a petición de la ciudadanía, si la respalda 2 por ciento de los electores de la lista nominal, o bien por un tercio de cualquiera de las dos cámaras del Congreso e incluso a solicitud del Presidente.

La propuesta plantea que si participa 40 por ciento de los electores el resultado sea vinculante.