Chihuahua | 02 de Octubre de 2017

Imagen de archivo Foto tomada de video

Por

Por 

Rubén Villalpando, corresponsal La Jornada

Ciudad Juárez, 2 de octubre.- Estudiantes de Ciudad Juárez y de Chihuahua capital, acompañados de activistas, se manifestaron en las calles de sus municipios para rememorar la matanza del 2 de octubre de 1968 en la capital del país, y denunciar la represión militar a la que han recurrido los gobiernos.

Un contingente de la Preparatoria Altavista -ubicada en las cercanías del Río Bravo en una de las zonas pobres de Juárez- marcharon esta mañana desde la escuela en la calle Boulevard Norzagaray hasta donde se encuentra la asta de la llamada mega bandera en el parque El Chamizal.

“Estamos marchando porque la matanza no se olvida”, dijo en la caminata Karina Márquez Castañeda, quien cursa el quinto semestre de la preparatoria.

Durante la marcha, los estudiantes y activistas portaron cartelones con fotografías de militares durante la masacre y del presidente Enrique Peña Nieto, mientras gritaban consignas como “¡Esos son, esos son, los que chingan la nación!”, “2 de octubre no se olvida” y “Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir”.

La marcha partió las 10 horas desde la Preparatoria AltaVista, donde tradicionalmente organizan la conmemoración del 2 de octubre y en esta ocasión fue en repudio a lo que llamaron matanzas de estudiantes como la de Tlatelolco, en el Distrito Federal en 1968, Villas de Salvárcar en Ciudad Juárez, en 2010, y el ataque en Iguala, Guerrero, donde desaparecieron a 43 estudiantes.

Mientras que, en la Plaza de Armas, otros activistas instalaron un plantón, quienes distribuyeron volantes entre las personas que circulaban por el sector, con vigilancia de elementos de tránsito y de elementos del grupo antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

En Chihuahua durante la tarde también realizaron una marcha recordando que la matanza de estudiantes, con cientos de personas ocupando la Plaza de las Tres Culturas, y ya por concluir el mitin, se emitió una señal, bengalas verdes y rojas, la cual indicaba el inicio del ataque en contra de los manifestantes por parte del Ejército, la Dirección Federal de Seguridad y el "Batallón Olimpia" o "Brigada Blanca", en 1968.