méxico | 02 de Julio de 2015

En promedio, la inflación de los energéticos en México fue de 3.58 por ciento entre enero y mayo de 2015.
En promedio, la inflación de los energéticos en México fue de 3.58 por ciento entre enero y mayo de 2015. Foto Ap / Archivo

Por

Por 

Susana González G., La Jornada

Ciudad de México, 2 de julio.- México es el único país integrante de la Organización para la Cooperación y la Competencia Económicas (OCDE) donde los precios de los energéticos se incrementaron en los primeros cinco meses de 2015, cuando en el resto de los países asociados no han dejado de abaratarse, en concordancia con el desplome que desde el año pasado registran los precios internacionales del petróleo.

En promedio, la inflación de los energéticos en México fue de 3.58 por ciento entre enero y mayo de 2015 en comparación con igual periodo de 2014, lo que contrasta con la caída de 11.18 por ciento que los precios de dichos insumos registraron en promedio las 34 naciones que conforman la OCDE durante el mismo lapso.

La brecha se ahonda mucho más si las comparaciones se hacen respecto a Estados Unidos, principal socio comercial de México. En el país vecino, los energéticos se abarataron 18.4 por ciento, en promedio, entre enero y mayo del presente año.

En los cinco meses analizados de este año, la inflación de productos energéticos en México fue de 4.2 por ciento en enero, 3.3 por ciento en febrero, 4 por ciento en marzo, 3.1 en abril y 3.3 en mayo, con lo cual se colocó como el primer país y en algunos meses el único donde se encarecieron estos insumos. En cambio, los precios de los productos energéticos entre los miembros de la OCDE cayeron 12.1 por ciento en enero, 11.6 por ciento en febrero, 10.7 por ciento en marzo, 11.5 por ciento en abril y 10 por ciento en mayo.

Las estadísticas históricas de la OCDE confirman que ha sido una constante en México que suban los precios al consumidor en productos del sector energético, entre los que se incluyen las gasolinas, mientras en el resto de las naciones se abaratan, pero la diferencia no se había profundizado tanto como en este año.

En 2012, por ejemplo, la inflación que alcanzó México al respecto fue de 7.3 por ciento, pero el promedio de la OCDE se ubicó en 4.1 por ciento. Para 2013 y 2014, la diferencia se profundizó pues en México los precios de los energéticos aumentaron 8.1 y 8.4 por ciento en el país, pero en el organismo apenas subieron 1.3 y 0.5 por ciento, respectivamente.

Ya en el primer trimestre de este año, la OCDE dio a conocer que la inflación mexicana en energéticos fue de 3.8 por ciento pero en la OCDE los precios cayeron 11.5 por ciento en su comparación anual. En mayo, último mes del que el organismo tiene cifras comparables de sus países asociados, la inflación energética se ubicó en 3.3 por ciento en México, pero el promedio del organismo fue de menos 10 por ciento.

Sondeo

¿Está de acuerdo con la consulta ciudadana del Congreso para determinar si la próxima gubernatura es de 2 o de 5 años?