cultura | 02 de Enero de 2017

El novelista, dramaturgo, guionista, poeta, crítico de arte y pintor inglés John Berger. Foto tomada de Selected Essays by John Berger editado por Pantheon Books

Por

Por 

Carlos Paul

Ciudad de México, 2 de enero.- El novelista, dramaturgo, guionista, poeta, crítico de arte y pintor inglés John Berger (Londres, 1926), falleció esta mañana en París, a los 90 años.

Artista e intelectual referente de la cultura contemporánea, Berger, colaborador de La Jornada, es autor de Con la esperanza entre los dientesSobre las propiedades del retrato fotográficoEl caso Giacometti, Cómo crece una pluma, entre medio centenar de títulos.

Como artista y pensador, la vastedad de su obra “tiene como premisa buscarle sentido a la existencia, en la infinidad de encrucijadas que una vida contiene y que van de los íntimo, imaginante y creativo, a los más social y político”, apuntó Ramón Vera Herrera, traductor de algunas de sus obras.

“Dotado de una capacidad de observación sorprendente, su obra es fruto de ella. Es producto de la experiencia. Escribe una vez que el silencio que necesita ser llenado encuentra espacio en su mente. Construye sus relatos como si fueran visibles”, opina Luis Hernández Navarro.

Pintor y profesor de dibujo hasta los treinta años, comenzó a escribir porque sentía que lo que pasaba en el mundo era tan urgente que necesitaba hacer algo.

Terminaba la década los cincuenta. La guerra fría estaba en su apogeo. Sin participar en sus filas, se encontraba cerca del Partido Comunista. Era una figura que hablaba en mítines y daba conferencias. Explicó cómo tomó esta ruta en una carta a sus críticos aparecida en 1954: "Lejos de que la política me haya arrastrado al arte, es el arte el que me ha arrastrado hacia la política".

Publicó sus primeros escritos en el semanario de izquierda británico Tribune y, a partir de 1951, en el New Statesman.

Eran pequeños ensayos de entre tres y cinco páginas, constreñidos por el formato de una revista. Una colección de estos polémicos escritos se publicó en 1960 con el título de Permanent Red. No olvidó el dibujo, aunque lo mantuvo como actividad secundaria.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?