Baja California | 01 de Agosto de 2017

El bar La Antigua donde Luciano Rivera fue asesinado permanece clausurado y bajo custodia policiaca. Foto Alberto Elenes

Por

Por 

Alberto Elenes

Playas de Rosarito, 1 de agosto.- Al periodista Luciano Rivera Delgado lo persiguieron al bar La Antigua donde lo asesinaron la madrugada de este lunes, y no fue a causa de un altercado que se dio cuando defendió a dos jóvenes que supuestamente eran acosadas por un grupo de hombres presentes en el negocio, afirmó un testigo cercano.

Puso en duda las versiones que las autoridades municipales y la Subprocuraduría de Justicia del Estado dieron el día del asesinato en el sentido de que al joven -que trabajaba como reportero y conductor del canal CNR Noticias- lo mataron en un área diferente del bar luego del incidente, pues le dispararon directamente en la cabeza y frente a la concurrencia sin que precediera ningún altercado.

La conclusión basada en testimonios y los videos que registraron los hechos es que aparentemente las autoridades quisieron tergiversar los hechos para evitar un nuevo escándalo sobre el tema de inseguridad y las repercusiones que traería el crimen de un periodista en Baja California por cuestiones de su labor.

Personas allegadas a Luciano, quien desde hace diez años laboraba en CNR Noticias, mencionaron que desde hace algunas semanas en los noticieros había sido "un tanto crítico" en el tema de la inseguridad de Playas de Rosarito.

Sobre el día de los hechos, de manera anónima uno de los acompañantes del comunicador reveló que habían salido del Papas and Beer para dirigirse a La Antigua y se percataron de que detrás de su vehículo iba un taxi libre de Tijuana, pero no le dieron importancia porque si bien no es común que el transporte tijuanense llegue a ese municipio, sí se ven en algunas ocasiones.

Los ocupantes del taxi, incluido el conductor, entraron en el establecimiento y menos de tres minutos después de su ingreso -según los tiempos de las cámaras- mataron a Luciano. El director de la policía municipal, Magdaleno Vázquez Luis, mencionó que el taxista había transportado a los agresores sin tener participación y que los había esperado en el vehículo, pero en los videos del bar se observa su intervención en todo momento. 

En las imágenes se observa que el chofer fue el último en entrar al establecimiento y el penúltimo en salir con sus acompañantes. Fue a quien la policía detuvo en el mismo taxi, donde encontraron una pistola que está siendo analizada para determinar si fue la que se usó en el homicidio y si ha sido utilizada en otros crímenes. El individuo, cuya identidad no ha sido revelada, está bajo el supuesto de "presunción de inocencia".

Según la versión de las autoridades brindadas en conferencia de prensa, al periodista lo asesinaron por defender a un par de muchachas que eran acosadas y golpeadas por el grupo de cinco personas, pero otro video de las cámaras de vigilancia podría desmentir esa versión ya que efectivamente uno de los sujetos aparentemente de manera "accidental" rozó con su brazo el pecho de una joven, sin que se registrara la supuesta discusión.

La subprocuradora de Justicia en Rosarito, Patricia Ortega, mencionó el supuesto incidente por el acoso a las jóvenes y confirmó la relación del taxista con los agresores.

Sin mostrar el video del momento exacto en que Luciano fue asesinado -bajo el argumento que lo estaban procesando- el testigo declaró que uno de los sujetos sacó la pistola y disparó directo en la cabeza del comunicador frente a la concurrencia del bar y huyó inmediatamente junto con sus acompañantes, y no en otra área del establecimiento, como dijeron las autoridades en conferencia de prensa.

Otra versión que desmintió el testigo es que el comunicador fue sorprendido por la policía conduciendo con aliento alcohólico y que un agente lo dejó ir sin infraccionarlo a cambio de que se fuera directo a su casa, pues no había ingerido ni una sola bebida alcohólica. La razón de que estaba sobrio es que Luciano se había comprometido a llevar sus hijos -de 4 y 6 años- a un campamento al siguiente día.

Beneficio de la duda

El director de CNR y hermano mayor de reportero, Mario Rivera, pidió dar tiempo a las indagatorias de la autoridad y no adelantarse; dijo confiar en que harán las investigaciones.

Mencionó que el lunes el propio gobernador del estado, Francisco Vega de Lamadrid, se puso en contacto con él comprometiéndose en resolver el crimen y capturar a los asesinos del periodista.

Hasta el momento la Subprocuraduría de Justicia de Playas de Rosarito no ha determinado si el caso será canalizado a la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales de la misma Procuraduría Estatal o a la Fiscalía Federal de Delitos en Contra de Periodistas de la Procuraduría General de la República (PGR).