espectáculos | 01 de Febrero de 2018

Tras el escándalo protagonizado por el productor de Hollywood, Harvey Weisntein, acusado de abusos sexuales por decenas de actrices, "en muchos países las mujeres han tomado la palabra para revelar una situación tan común, como escalofriante" Foto Cortesía

Por

Por 

Notimex

Italia, 1 de febrero.- Un manifiesto contra el sistema que ha permitido los abusos sexuales y de poder en perjuicio de las mujeres fue firmado hoy por 14 actrices, directoras, productoras y trabajadoras del mundo del cine en Italia.

Publicado por los medios, el manifiesto recuerda que tras el escándalo protagonizado por el productor de Hollywood, Harvey Weisntein, acusado de abusos sexuales por decenas de actrices, "en muchos países las mujeres han tomado la palabra para revelar una situación tan común, como escalofriante".

“Este documento no es solamente un acto de solidaridad hacia todas las actrices que han tenido la valentía de hablar en Italia y que por eso han sido atacadas, vejadas, querelladas, sino un acto de testimonio necesario”, señaló el texto.

“Nosotras les agradecemos porque sabemos que aquello que cada una de ustedes dice es cierto y lo sabemos porque ha sucedido a todas nosotras en modos o formas diversas”, apuntó.

Denunció que cuando se habla de molestias lo que se trata de hacer es, en primer lugar, circunscribir el problema a un único molestador que es “patologizado” y sirve como "chivo expiatorio”.

“Se crea una ola momentánea de rechazo que tiene que ver con el único director, productor, magistrado, médico, en sìntesis, con el único hombre de poder", dijo.

"Pero apenas la ola de rechzo se aplaca, el llamado sentido común comienza a demandarse sobre la verdad de lo que han dicho las molestadas, sobre quienes son, que hacen, como se portan y que intereses las llevaron a hablar”, anotó.

Dijo que sucesivamente el “sentido común” se cuestiona sobre el “libre y sano juego de la seducción y sobre los claros méritos artísticos, profesionales o comerciales del molestador, que a la larga es reinsertado en el sistema.

“De esa manera esta maquinaria de la remoción quisiera callarnos y obligarnos a pensar dos veces antes de abrir la boca, especialmente si determinadas cosas sucedieron en el pasado y, por lo tanto, son consideradas sin valor”, agregó.

El texto denunció que el problema de las molestias sexuales es transversal y es todo un sistema. “Sucede a la secretaria, a la obrera, a la inmigrante, a la estudiante, a la colaboradora doméstica. Nosotras apuntamos el dedo no contra un solo molestador, sino contra todo el sistema”.

Dijo que tampoco se trata de un discurso moralista, porque las molestias “no tienen nada que ver con el juego de la seducción” y resaltó que se necesita un nuevo equilibrio entre hombres y mujeres en el trabajo, a partir de la paridad de salarios, paridad de puestos y paridad en el acceso a las profesiones y a las posiciones de poder.

Entre las firmantes estuvieron las actrices Valeri Golino, Tea Falco, Nancy Brilli, Barbora Bobulova, Paola Cortellesi, Miriam Leone , Alba Rohrwacher y Giovanna Mezzogiorno, además de las cineastas Cristina Comencini y Sole Tognazzi, entre otras.