Baja California | 01 de Enero de 2016

La Policía municipal investiga el asesinato de dos personas dentro de un bar en Tijuana. Foto Margarito Martínez / Archivo

Por

Por 

Gabriela Martínez

Tijuana, 1 de enero.- Tijuana es el municipio de Baja California que registra mayor incidencia delictiva de la entidad, donde se cometieron dos de cada tres homicidios violentos, según averiguaciones previas y estadísticas de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).  

En promedio, la mitad de los delitos de la entidad se registra en esta ciudad fronteriza. 

La cúpula empresarial criticó la falta de coordinación gubernamental y sus resultados en materia de seguridad al considerar que las autoridades relajaron la vigilancia y la prevención del delito. 

Luego de señalar que tienen buena comunicación con las autoridades, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Tijuana, Gustavo Fernández de León, dijo sin precisar nombres que en esas pláticas solo ha escuchado que "les faltan recursos, que les falta equipo, que tienen problemas legales para depurar sus corporaciones; son las justificaciones para cumplir con su responsabilidad”. 

Estadísticas de incidencia delictiva publicadas por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) señalan que en 2015 se abrieron 810 investigaciones por homicidio violento, de las cuales 75 por ciento ocurrió en Tijuana. 

En 2014 se documentaron 714 asesinatos, lo que representa un incremento de 32 por ciento durante el año que recién concluyó. 

La PGJE, la SSPE y el gobierno municipal coincidieron en acusar al narcomenudeo y su lucha por la plaza como responsable de estos homicidios, toda vez que afirman que al menos ocho de cada 10 casos están relacionados con esta actividad delictiva.

En el primer trimestre de 2015 se redujo la tendencia de asesinatos en esta ciudad fronteriza, pero repuntaron durante los siguientes meses.

Un factor que contrasta con el incremento de la inseguridad en esta frontera y la justificación de carencias financieras para combatirla que criticaron los empresarios es el recorte del presupuesto del Programa Nacional de Prevención del Delito (Pronapred) hacia los estados. 

En 2015, Baja California recibió de este programa más de 100 millones de pesos para utilizarlos en los polígonos de mayor violencia de Tijuana y Mexicali. Para este año se carece de información fidedigna sobre los montos por parte del área de seguridad de la entidad.