12 de Julio de 2018

Musa Verde
Horacio de la Cueva
La Rebelión en la Granja de George Orwell es la metáfora de la ascención al poder de una elite que proclama “Todos los animales son iguales, pero unos animales son más iguales que otros”; la actitud del mismísimo D Trump hacia todos aquellos que no caben en su prejuiciosa definición blanca de quien merecen ser o son ciudadanos de los EE UU.

La migración centroamericana actual huye de la violencia social o doméstica consecuencia de la guerra a favor o en contra de las drogas. Buscan convertirse en refugiados en exilio. Para los perseguidos y amenazados de muerte el exilio es una necesidad, nunca un gusto.

En sus poco sofisticadas pero muy racistas peroratas sobre la migración D Trump implica que la mayoría de los que llegan huyendo de la violencia a la frontera sur de los EE UU sólo buscan quitar dinero y trabajo a los blancos, mienten sobre la situación de la que huyen y que los menores que los acompañan no son sus hijos. Presume que son culpables de contrabandear infantes para trabajos forzados o peor, explotación sexual. Está presunción de culpa deshace familias, crea traumas en infantes, niños y adolescentes y ansiedad indescifrable en los padres. No ha funcionado para desincentivar a quienes vienen de cerca de la muerte. Su plan es tan desorganizado que ni las órdenes de las cortes federales han logrado reunificar a familias que nunca debían haberse separado.

El cuento de Orwell hace predicciones ominosas sobre la política de D Trump hacia los inmigrantes mesoamericanos. Predicciones que Trump tiene la capacidad política y la mente perversa para cumplirlas. En algún momento durante el desarrollo de la Granja Animal los puercos a cargo del gobierno informan que educarán a los cachorros de los perros. El producto final de esta educación arbitraria y no supervisada es la creación de un cuerpo paramilitar fiel a los puercos y que sin saberlo traiciona a sus orígenes. Las imágenes de los infantes separados en la frontera de sus padres me remite inmediatamente a esta historia de creación de una fuerza irregular dentro de la Granja Animal. Debemos considerar que D Trump ha creado la rama espacial de las fuerzas armadas de los EE UU, seguro no será barata pero si secreta. Que mejor lugar para ocultar el desarrollo de un ejército de choque. Sinceramente espero estar muy equivocado.

Ser encarcelado sin cargo es no sólo anticonstitucional sino una violación a los derechos humanos. El desprecio de los EE UU hacia quien considera su enemigo y los derechos humanos quedó demostrado en la prisión de Guantánamo donde después de más de diez años quedan hombres de los que existe una sospecha, pero jamás han sido acusados de cometer u crimen de guerra o terrorismo.

¿A donde irán los centroamericanos arrestados que buscan refugio? Las lecciones fueron bien aprendidas por D Trump. D Trump estará utilizando instalaciones militares repartidas en todo el país para almacenar a sus prisioneros. Enjaula a niños separados arbitrariamente de sus padres, sin cargo para los infantes. Ni sabemos qué pasa dentro de esos centros, ni hay señales de que liberarán a los infantes después de 20 días, tampoco proveerán de un defensor de oficio ni siquiera a los menores a un año.

Durante la Segunda Guerra Mundial los EE UU y Canadá decidieron que sus ciudadanos de origen japonés que vivían en la costa Oeste podían ser un peligro y una entrada para la invasión. nipona, así que decidieron requisar sus bienes e internarlos lejos de las costas. Ahora estos gobiernos han pedido perdón por las arbitrariedades cometidas.

D Trump está demostrando sus mejores dotes de estafador. Mantiene contenta a su base electoral deteniendo a centroamericanos en la frontera, asegurándole que el mundo seguirá igual, a cualquier precio. Por otro lado la violación sistemática de los derechos humanos encarcelando sin razón y por separado a niños y adultos, enviando un mensaje claro no sólo a estos pueblos de que bajo su gobierno no todos son iguales.

La visita de Melania Trump, esposa del presidente de los EE UU, a uno de los centros de confinamiento, campos de concentración o como mejor podamos llamarlos para acercarnos a su realidad tiene todas las características del Newspeak de la novela 1984 del mismo George Orwell. Antes y después del viaje la chamarra que portaba Melania Trump tenía escrito en la espalda: I really don’t care. Do U? [A mí realmente no me importa. ¿A tí?] Las imágenes y reportajes del viaje sólo transmiten ambigüedad y desconcierto.

¿Les importan o no el futuro de estos niños? ¿Le importas o no lo que pensemos de que pensamos que piensan? ¿Es el mensaje de D Trump que no le importan los Fake News o realmente le importan y por lo tanto pretende ignorarlos? ¿Qué más quiere y puede decir? Todo lo que pensemos o dejemos de pensar. Estamos frente a un jefe de gobierno que cree que su ignorancia es su sabiduría, su guerra es nuestra paz y sus fantasías la verdad.