12 de Enero de 2018

El arte de conversar
Arturo Méndez Preciado

Mucho se ha criticado la figura de subcontratación, tercerización o un outsourcing. Este instrumento ha sido utilizado en muchos de los casos para menoscabar los derechos de los trabajadores; por esta vía se llegan a generar empresas de papel, es decir, sin personal, ya que todo su personal se traslada a las famosas administradoras de nómina, el ejemplo más palpable de la afectación a los trabajadores es el tema de utilidades ya que la empresa principal siempre genera utilidades pero como no tiene personal no reparte utilidades, lo cual es una trampa, pues en especie todos los trabajadores han sido trasladados al subcontratista, administrador de nómina, tercero y outsourcing, como es una manera muy evidente clara y burda de burlar el derecho de los trabajadores al pago de utilidades, este ejemplo, entre otros.

Otra afectación se desarrolló cuando el subcontratista despide al trabajador; resulta que estas empresas son de papel y únicamente generan recursos para el pago de sus nóminas sin utilidades, pues ni siquiera el equipo, instalaciones, recursos materiales, son de su propiedad pues corresponden a la contratante, y en muchos de los casos los trabajadores no tienen quién le responda por los compromisos de carácter laboral llámese: seguro social, Infonavit, salarios, etcétera.

En otros momentos hemos externado que la tercerización es totalmente válida cuando se trata de trabajos especializados, que según la ingeniería empresarial, no debe distraerse la empresa de su objetivo principal, por ejemplo, un banco válidamente puede tercerear el servicio de limpieza, seguridad, mantenimiento de oficinas, etcétera. Esta situación fue regulada por la reforma de la Ley Federal del Trabajo del año 2012, en la que se dispuso que no era válida la subcontratación cuando la tercerización abarcara la totalidad de las actividades de la empresa, que no fueran un trabajo de carácter especializado, o bien, que la empresa conservara ciertas actividades y parte de las mismas la trasladara al tercero, si no se daban estos tres requisitos se consideraría patrón a quien recibiera el servicio. 

Esta institución ha generado múltiples críticas y controversias y sigue generando confusión, por ello la iniciativa de ley a la reforma laboral cuando toca el tema del outsourcing elimina todos los requisitos que contempla la actual ley para permitir la subcontratación que ya mencionamos en el párrafo anterior, es decir, ya no existe ninguna restricción, libremente la empresa puede subcontratar en cualquiera de los casos entiendo yo que ya podrían existir incluso empresas de papel, lo cual en principio suena escandaloso.

Lo anterior ya está generando quejas y críticas, pues si antes existía alguna distracción para estas figuras que han sido utilizadas de manera desleal, se dice que ahora al eliminarlas se deja la puerta abierta para que se haga de manera discriminada.

Sin embargo también podemos apreciar que la propuesta de ley en apariencia da una solución final a la posible duda o usos que podría generar este instrumento, ya que de una manera categórica y tajante establece que para los efectos de la ley, el contratante o empresa beneficiaria del servicio y el subcontratante, tercero u outsourcing es lo mismo, ambos son patrones, ambos responden a las obligaciones del seguro social, infonavit, antigüedades, salarios, indemnizaciones, etcétera, etcétera; la pregunta es de aprobarse así el proyecto ¿qué no se puede entender que ya está zanjada la duda y resuelto el problema, ya que si antes había duda de quién era el patrón, con la propuesta parece que ya no la habrá y siempre responderán ambos?

¿Usted qué opina? ¡Se vale replicar!

OTRO SI DIGO: faltan 45 días para que se cumpla el término mandatado por la constitución para que se aplique la reforma constitucional en materia laboral, por supuesto que se va a violar la constitución ya que es evidente que no se cumplirá con el término.

OTRO SI DIGO: con la renuncia del secretario del Trabajo Alfonso Navarrete Prida y su designación a la Secretaría de Gobernación queda huérfano el proyecto de aplicación de la reforma laboral, toda vez que su principal promotor ya no estará a cargo del tema, y a eso le debemos de agregar que sus principales operadores, el licenciado Rafael Adrián Avante Juárez y la doctora Ángela Quiroga Quiroga, acompañan al secretario de Gobernación en su nuevo cambio, y yo me pregunto ¿se queda sin operadores la implementación de la reforma a la justicia laboral?, de plano este tema, no será tema en el próximo período ordinario de sesiones, ni en el año electoral que estamos en plenitud viviendo.