09 de Noviembre de 2018

Musa Verde
Horacio de la Cueva
El Cambio Climático es consecuencia del aumento de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera como resultado de la quema de combustibles fósiles; esta quema impulsa nuestra sociedad. Usamos combustibles fósiles para crear y cultivar bienes, llevarlos a los consumidores y lejos de ellos una vez que dejan de usarlos. Somos completamente dependientes del carbón. 

Este movimiento del carbón del subsuelo a la atmósfera ha dado vida a nuestra economía y ha causado problemas de contaminación y de salud. Sólo hasta ahora nos hemos dado cuenta y tenemos la evidencia científica de que el aumento de GEI han hecho que el promedio de la temperatura mundial aumente. En México el aumento ha sido de 0.85 grados. Seguirá aumentando. 

Para disminuir el efecto de los GEI debemos reducir su presencia en la atmósfera. Primero disminuyendo la aportación de estos gases usando fuentes de energía alternativas y usando durante la transición a la vida post carbon combustibles fósiles más limpios, como el gas natural. También debemos promover la captura de estos gases. La finalidad de la disminución de la emisión y el aumento de la captura es equilibrar ambos de tal manera que el balance de GEI sea cero. Capturaremos tanto carbón como el que quemamos. Esto no es suficiente, debemos disminuir los efectos climáticos de los GEI antes de que cambien irreversiblemente el clima mundial  afectando a la biosfera y nuestra forma de vida. 

Así como los GEI se liberan a la atmósfera, también es posible capturarlos para disminuir su concentración. Aunque en teoría se puede capturar carbón por medios artificiales enterrando el carbón en minas profundas y huecos en el subsuelo profundo, la tecnología está en desarrollo y no ha sido probada a gran escala. El carbón también puede atraparse si la materia orgánica que lo contiene llega a las grandes profundidades del mar donde no hay oxígeno y no se descompone. La otra forma es capturarlo a través de la fotosíntesis e integrarlo a maderas y suelos. Cuando el carbón es capturado en la madera de bosques se le llama Carbón Verde, cuando es capturado en las costas y mares es Carbón Azul. 

Las formas mejor conocidas de Carbón Azul son los arrecifes coralinos formados por carbonato de calcio, los pastos marinos y los manglares. México tiene extensiones costeras en las que se encuentran estos ecosistemas por lo que el Carbón Azul es parte importante de la estrategia de captura de carbón en México. 

El cuantificar con confianza la captura de Carbón Azul en México es importante para determinar el balance de Carbón en país. En el caso del Carbón Azul de los manglares no es tan importante cuanto carbón hay almacenado en la madera, las hojas y el suelo como cuanto se almacenará hoy y en el futuro. Para que se almacene Carbón Azul es necesario que los manglares mantengan su salud, integridad y extensión o crezcan. El Carbón Azul sólo se da si hay donde ponerlo y guardarlo.

Buscamos resolver un problema universal de conservación, el uso de suelo. Necesitamos mantener íntegra o aumentar la superficie de los manglares y no transformarlos. Esto también protege la integridad de las playas durante ciclones y huracanes y permite que los manglares funcionen como incubadoras de especies de importancia comercial y ecológica. 

Para lograr que los manglares mantengan estas funciones cuando estos terrenos son deseables para desarrollos turísticos, urbanos y de acuacultura será necesario implementar legislación que tanto recompense mantener la integridad de estos ecosistemas como para castigar a aquellos que los degraden o destruyan. Deberemos trabajar con las comunidades que dependen y utilizan los manglares para enfatizar las muchas formas en que estos las benefician no sólo a través de los servicios ecológicos sino como fuente de ingreso generada por la integridad del paisaje. Debemos encontrar formas para alcanzar o superar los estándares internacionales de certificación de Carbón Azul e insertar este bien en los mercados.

El Estado mexicano se encuentra rebasado en su capacidad de conservación de tierras a través de su sistema de áreas naturales protegidas. El límite es una política presupuestaria del estado y una esquivez a las responsabilidades a la integridad ambiental de la nación. Hay asociaciones civiles trabajando en el resguardo e incremento del Carbón Azul que están tomando este papel.

Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y del secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.