Baja California | 25 de Abril de 2019

Afirmó que en Mexicali no hay ciudadanos de primera ni de segunda, por lo que todos deberán tener el mismo trato. Foto Cortesía

Por

Por 

Redacción

Mexicali, 25 de abril.- Ni Mexicali, ni los permisos ni el agua de esta ciudad están en venta, “en eso coincidimos con nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador”, y con el comité de expertos que va a analizar el tema, enfatizó Marina del Pilar Ávila Olmeda, candidata a la alcaldía cachanilla, ante más de 200 residentes del ejido Hermosillo.

Fue específica: si Constellation Brands o cualquiera otra empresa no están “en el marco de la legalidad se van a ir, nadie por encima de la ley, todo tendrá que apegarse a derecho, confíen en nosotros”.

En el Salón Ejidal, indicó que espera la resolución del análisis que ordenó el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la instalación y operación de la cervecera trasnacional, la que, expusieron los ejidatarios carece de permiso para cambiar el agua de uso agrícola a industrial.

Resaltó la marcada diferencia en la calidad de los servicios básicos que reciben los residentes del Valle de Mexicali y los habitantes de la ciudad, y aseguró que eso va a cambiar, de llegar ella a la presidencia municipal.

La abanderada de la coalición “Juntos Haremos Historia en Baja California”, acudió al valle con el candidato a gobernador Jaime Bonilla Valdez y el aspirante a diputado por el Distrito 1, Juan Meléndez Espinoza.

“Es increíble –añadió– que no tengan patrullas, que no tengan policías municipales cuidando la seguridad de sus hogares, ni ambulancia, ni una clínica, ni medicina, estamos totalmente conscientes de todo eso”, explicó.

La candidata afirmó que en Mexicali no hay ciudadanos de primera ni de segunda, por lo que todos deberán tener el mismo trato sobre todo al brindar los servicios de limpia, recolección de basura, seguridad pública y espacios de sano esparcimiento, necesidades muy marcadas en la zona rural del municipio.

Se comprometió a otorgarles “servicios públicos de calidad aquí en el Valle de Mexicali; que los niños puedan ir a sus escuelas tranquilos y regresar a sus hogares nuevamente, y que mamás y papás tengan la tranquilidad de que van a ver a sus hijos seguros”.