Baja California | 25 de Abril de 2019

A diez días de la muerte del niño, ya instalaron señales de advertencia y aún falta terminar la reja paralela, que no estará electrificada. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento

Mexicali, 25 de abril.– El propietario del depósito vehicular donde instalaron un cerco electrifidado que causó la muerte a un niño de 12 años aún  no acude a declarar ante el Ministerio Público, informó el subprocurador de zona, Fernando Ramírez Amador.

El funcionario de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), indicó que la carpeta de investigación aún no se ha determinado, por lo que no se ha establecido si hubo delito que perseguir.

Detalló que el Ministerio Público ordenó medidas de protección que fueron acatadas por el dueño del depósito vehicular 06, pues el cerco ya no está electrificado y están construyendo otro paralelo.

La PGJE solicitó a la Comisión Federal de Electricidad y el ayuntamiento, rindan un informe explicativo sobre la regulación de deben tener ese tipo de instalaciones peligrosas.

Ramírez Amador dijo que se están revisando tanto una Norma Oficial Mexicana como protocolos internacionales para poder determinar la investigación.

Por su parte, el director de Bomberos, Gabriel Gómez Ruiz, comentó que ese tipo de cercos deben cumplir requisitos, por ejemplo, la parte electrificada debe estar a una altura de tres metros.

También, deben existir letreros de advertencia y el voltaje no debe ser letal, sino solamente una advertencia para quien intente traspasar un predio, añadió.

El 15 de abril, el niño Antonio Martínez Ceja murió electrocutado cuando iba tras de su perro e intentó cruzar la malla electrificada.

En el lugar no había señalamientos de advertencia, además de que el cerco estaba a ras de suelo, violentando la norma.

A diez días de la muerte del niño, ya instalaron señales de advertencia y aún falta terminar la reja paralela, que no estará electrificada.

Las casas del fraccionamiento Villas de Alarcón inician a escasos diez metros de donde el niño perdió la vida.