Baja California | 24 de Mayo de 2019

A las actividades sedentarias se suma el aumento progresivo en el consumo de azúcares, carbohidratos y grasas. Foto Alfredo Domínguez / Archivo

Por

Por 

Redacción

Mexicali, 24 de mayo.- Baja California tiene la mayor tasa de diabetes mellitus tipo 2, en niños con edades entre 10 y 14 años; “además tiene 8.32 casos por cada 100 mil habitantes, superando de manera tangible la media nacional, que es de 2.05 casos”.

Así lo señaló el diputado José Antonio Casas del Real, quien presentó una iniciativa de ley ante el Congreso Local, para reformar y adicionar una fracción III, al artículo 106 bis, del programa contra enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes, de la Ley de Salud Pública para el Estado.

Las cifras que citó corresponden a un estudio de la Dirección General de Epidemiología, adscrita a la Secretaría de Salud federal.

Como parte del proyecto normativo, expuso, se implementaría una cartilla para la Buena Nutrición y el Sano Desarrollo de la Niñez, documento que tendrá carácter obligatorio para la inscripción a cualquier nivel de educación básica y media.

En el carnet mencionado, las autoridades sanitarias deberán registrar semestralmente, el peso del menor y seguimiento de medidas nutricionales, en caso de que su índice de masa corporal muestre sobrepeso u obesidad, de acuerdo con los parámetros de la Organización Mundial de la Salud.

En la exposición de motivos, indicó que la diabetes infantil en Baja California se ha convertido en un grave problema de salud, que amenaza el futuro de las nuevas generaciones, su calidad de vida e, incluso, las finanzas públicas.

Desafortunadamente, añadió, en su mayoría las nuevas generaciones son completamente sedentarias, ya que pasan sus ratos de solaz ante teléfonos celulares, consolas de videojuegos o plataformas de series y películas.

A ello se suma el aumento progresivo en el consumo de azúcares, carbohidratos y grasas. De aprobarse la iniciativa, dijo, Baja California, contaría con un registro oportuno de niñas, niños y jóvenes que necesiten mayor seguimiento en su esquema nutricional y de peso, lo cual permitirá a las autoridades sanitarias actuar en consecuencia para combatir la obesidad infantil.

La propuesta del legislador fue turnada a la Comisión de Salud por el presidente de la Mesa Directiva, Benjamín Gómez Macías.