Baja California | 24 de Abril de 2018

Llegaron a Mexicali los primeros 120 centroamericanos de una caravana de 750 migrantes que se espera arriben mañana a esta ciudad fronteriza. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento

Mexicali, 24 de abril.- Desde hace un mes Olaine Díaz Pérez viaja en la caravana del migrante con sus tres pequeños hijos, pues su intención es solicitar asilo político al gobierno de Estados Unidos.

Es originaria de Guatemala. 'Amarrado' a su espalda lleva a su hijo menor, el mayor no rebasa los cinco años y los cuatro han viajado en el tren al que denominan 'La bestia'.
Dice confiar que Dios toque el corazón del presidente de Estados Unidos para que legalmente les permitan estrar a ese país, en donde no tiene familia pero sí amigos y conocidos.

Viene del municipio de Sibinal, Guatemala, que está ubicado en el Departamento de San Marcos, relató la mujer migrante.

A las 11 de la mañana de este martes 24 de abril llegaron al Hotel del Migrante en Mexicali 120 centroamericanos, entre sus nacionalidades están El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua.

Según el director de Atención al Migrante de la Secretaría General de Gobierno, Gustavo Magallanes Cortes, la caravana estaba integrada por 2 mil centroamericanos que cruzaron hace un mes la frontera de Tapachula, Chiapas.

Sin embargo, la última información que tuvo es que en Hermosillo, Sonora, había 750 migrantes de dicha caravana, entre ellos los 120 que llegaron este martes a Mexicali.
Pero aún están en la capital de Sonora el resto de los migrantes, quienes se prevé que mañana miércoles lleguen en tren a Mexicali y sigan su curso en camión rumbo a Tijuana.

En este primer contingente la mayoría de los migrantes son mujeres, entre ellas dos embarazadas y más de 40 niños que realizan el éxodo hacia el norte.

El funcionario estatal refirió que implementaron operativos de seguridad para proteger a los migrantes que entraron a Baja California, además de que los recibieron con comida, les regalaron dulces, ropa, zapatos, utensilios de higiene personal y brigadas de salud para todos. 

El norteamericano Tristán Call es voluntario del Colectivo Pueblo Sin Fronteras, viaja en el camión de los migrantes y dice no estar de acuerdo con la política de su presidente Donald Trump.

Recordó que no es la primera vez que realizan el éxodo de la caravana, pues cada año hacen una con migrantes centroamericanos con casos que ameritan el otorgamiento del asilo político.

Ejemplificó, casos de personas a quienes les asesinaron a toda la familia en El Salvador; otras víctimas de represión política en Honduras durante el golpe de estado; gente de Guatemala que están en luchas en defensa de los campesinos o indígenas, quienes tuvieron que huir de ese país porque el gobierno los persigue.

“Y el montón, montón de mujeres que han sido víctimas, adicionalmente, de la violencia sexual y de género; esto es lo que hemos visto desde hace años en estas caravanas”, expresó el activista defensor de los derechos humanos.

Recriminó que el gobierno de Donald Trump intente castigar a los migrantes para que no ejerzan su derecho a solicitar asilo, pues amenaza con encarcelar a quienes participan en la caravana.

Explicó que el mismo gobierno de Estados Unidos es firmante de los tratados internacional que establecen la posibilidad del asilo político, incluso redactaron esas leyes después de la Segunda Guerra Mundial.

Negar la posibilidad de solicitar asilo político contraviene los tratados internacionales que ha signado Estados Unidos, dijo el ciudadano de ese país.

Sondeo

¿Cuál es la causa de la ola violenta que se vive en Tijuana?