mundo | 25 de Febrero de 2015

La campaña incluye encuentros con funcionarios mexicanos relacionados con la comunidad migrante
La campaña incluye encuentros con funcionarios mexicanos relacionados con la comunidad migrante Foto Parte del video que promueve la doble nacionalidad infantil

Por

Por 

Armando José Mercado

San Diego, California, 25 de febrero.- Estados Unidos inició una campaña para promover en Tijuana y San Diego la doble nacionalidad de los niños nacidos en territorio estadunidense, independientemente de que ahora vivan en Baja California, sus padres sean indocumentados o hayan sido deportados o que los menores ya cuenten con documentos mexicanos. 
 
El cónsul estadunidense en Tijuana, Andrew Erickson, dijo que se trata de "facilitar la doble ciudadanía de niños y niñas, asegurándonos que nadie quede relegado".   
 
La campaña incluye encuentros con funcionarios mexicanos relacionados con la comunidad migrante, divulgación en medios y uso de materiales en español, como un video de la embajada de Estados Unidos en México.
 
"Si tus hijos nacieron en Estados Unidos pueden obtener la ciudadanía y un pasaporte estadunidense, la situación legal de los padres no cambia esta posibilidad; ambos países permiten la doble nacionalidad, y tener un pasaporte no impide tener el otro", dice el video "para documentar ciudadanos estadunidenses".
 
Ninguna institución tiene un número estimado de menores hijos de mexicanos que ahora carecen de documentos estadunidense, pero hasta el 2014 habían sido deportados de California unos 70 mil padres de familia indocumentados con hijos nacidos en el país vecinos.
 
Tan sólo en Tijuana las autoridades educativas calcularon el año pasado que más de tres mil menores en su mayoría hijos de padres deportados habían pasado de escuelas estadunidenses a planteles en el municipio.
 
"Estados Unidos y México comparten responsabilidad de los niños y niñas con doble nacionalidad", dijo el cónsul Erickson. Ambos países tienen responsabilidad compartida en salud, educación, servicios sociales, escolares, gubernamentales y migratorios.
 
Por la parte de Estados Unidos es una iniciativa diplomática que apoyan las autoridades migratorias; la campaña busca el bienestar de los menores estadunidenses y estadunidenses mexicanos sin pretender sancionar a sus padres.
 
En una mesa de trabajo este mes en la casa del cónsul Erickson en Tijuana, autoridades de ambos lados de la frontera planeaban cómo ayudar a hijos estadundienses de trabajadores migratorios mexicanos, que siguen por Estados Unidos los ciclos de cosechas. El diplomático consideró que son "una población vulnerable" que necesita cuanta ayuda se le pueda ofrecer.
 
De acuerdo con la organización Pew Hispanic, en California por lo menos uno de cada cuatro niños tiene al menos uno de sus padres indocumentado.
 
Después de dos millones de deportados, en lo que va de la administración del presidente Barack Obama muchos padres temen proporcionar su información incluso para gestionar servicios básicos para sus hijos.
 
La campaña para que los niños estadunidenses por nacimiento tengan documentos y ciudadanía considera esos temores y ahora las autoridades diplomáticas incluso se acercan a quienes pudieran ser padres de esos menores para informarles.
 
El lunes de esta semana, por ejemplo, personal del Consulado de Estados Unidos en Tijuana que habla español y de la oficina que emite pasaportes estadunidenses en San Diego visitaron juntos el consulado de México para informar a cientos de mexicanos que tramitaban documentos, muchos de ellos indocumentados que gestionan matrículas para solicitar licencias de conducir en California, que para la campaña en ambos lados de la frontera no importa la condición migratoria de los padres, sino que los menores tengan su pasaporte estadunidense.