méxico | 19 de Febrero de 2015

Aspecto de una marcha realizada en enero de 2009 contra los feminicidios en Ciudad Juárez.
Aspecto de una marcha realizada en enero de 2009 contra los feminicidios en Ciudad Juárez. Foto Archivo La Jornada

Por

Por 

Ciro Pérez Silva

Ciudad de México, 19 de febrero.- El fenómeno de los feminicidios en Ciudad Juárez “es una leyenda negra que aprovecharon empresarios y promotores extranjeros para echarle tierra a este municipio, con el propósito de evitar que las empresas vinieran a una ciudad que competía favorablemente en la instalación de empresas mundiales, con ciudades y países enteros”, afirmó el presidente municipal de Ciudad Juárez, Chihuahua, Enrique Serrano Escobar, durante su participación en el foro la “Frontera Norte de México, los problemas de la repatriación”, que se realiza en el Senado de la República.

A la fecha, dijo, “la mayor parte de las investigaciones han sido resueltas, las investigaciones están concluidas, se encontró al culpable. Quedan muchos casos sin resolver, pero la gran mayoría quedaron resueltos. Se ha ido reduciendo el grupo que demanda justicia, con todo derecho”.

Agregó que en los momentos más difíciles, con mayor número de homicidios de mujeres, “comparábamos con otras ciudades de la República y del extranjero y teníamos menos homicidios, todos lamentables, pero menos. Hubo intereses económicos que se aprovecharon de esta mala fama para echarle tierra a Ciudad Juárez, que desde 1970 compite con otras ciudades y países en materia de localización industrial, lo que significa millones de dólares. Cuando da un resbalón Juárez, pues se aprovecharon de esas circunstancias para echarle tierra. Esos intereses se encargaron de desprestigiarnos en los medios”, explicó.

Al referirse a las repatriaciones, dijo que aunque se les ha pretendido vincular con el aumento de la delincuencia en la frontera, “puedo testimoniar que la mayoría de los mexicanos repatriados desde Estados Unidos se portan bien, no delinquen. Los delincuentes son los que viven dentro del país y están en los cárteles, los migrantes no nos dan problemas”.

Serrano Escobar recordó que hace no mucho tiempo Ciudad Juárez registraba 350 homicidios al mes, “ahorita estamos en 30, muy lamentables pero la curva estadística está abajo. De cada 5 autos que se robaban en todo el país, 4 eran robados en Ciudad Juárez, ahorita las primas que cobran las compañías aseguradoras han bajado en un 30 por ciento. Ya no hay tanto robo de carros”, dijo.

No obstante, refirió que cada unidad familiar que se instala en la frontera genera presiones económicas fuertes, ya que no hay presupuesto suficiente para proporcionarles los servicios que demandan.

“No creemos que al solución sea generarles espacios para su residencia permanente, sino condiciones para que regresen a su estado de origen y que ahí encuentren oportunidades, pero no podemos asumir en la frontera de empleo, educación”, aseguró.