espectáculos | 17 de Enero de 2019

Después de descubrir un oscuro pasado familiar, Isabel, Chava y equipo deben unirse en contra de sus detractores y de la corrupta liga de futbol para esquivar los obstáculos, en un último intento, por rescatar el legado de su padre y limpiar el apellido Iglesias. Foto cortesía Netflix / La Jornada

Por

Por 

Ana Mónica Rodríguez / La Jornada

Ciudad de México, 17 de enero.- La serie Club de Cuervos, que iniciará su cuarta y última temporada, "cambió la manera de hacer y ver televisión en el país"; además, fue punta de lanza para la realización de "contenidos de mejor factura, más interesantes, los cuales abordan aspectos que competen a todos".

Mariana Treviño y Luis Gerardo Méndez, los hermanos Iglesias, protagonistas de esta producción de Netflix, coincidieron en que el impacto de este "experimento" sobrepasó fronteras y generó interesantes campañas de mercadotecnia. "Se recurrió a la estructura estadunidense o inglesa, de series de 13 episodios, para mostrar quiénes somos, nuestra cultura, problemáticas y nuestra voz, lo cual empezó con Club de Cuervos".

Méndez prosiguió: "no sé si decir que (en el equipo) nos quedamos con una sensación de triunfo, porque la importancia radica en que no solo fue la primera serie en español, sino la primera que hizo Netflix en otro país, en otra cultura. Fue un experimento muy ambicioso que inició hace cuatro años, que pudo haber salido muy mal, pero resultó muy satisfactorio".

Lo cierto, señalaron los actores, es que "va a ser muy triste despedirse de los personajes", situación que dejó a toda la producción con una sensación de nostalgia por la familiaridad y complicidad a la que se habían habituado en ese tiempo.

"Fueron cuatro años de muchas experiencias, de hacer una comedia de este tipo, que no existía cuando empecé mi carrera. Tenía ganas de hacer algo así y no lo había, hasta ahora que apenas empieza esto", agregó Méndez.

En busca del significado de ser un Iglesias
En esta última temporada, informó Treviño, "los hermanos se dan cuenta de que juntos son más fuertes. Nosotros no somos el enemigo, éste se encuentra fuera y lo tenemos que enfrentar. En esta ocasión, ambos van a luchar y a enfrentarse con la política de las instituciones, lo que hay detrás, los intereses que mueven todo; además, tienen la necesidad de limpiar su nombre".

Es decir, "ahora que bajaron a su papá del pedestal, buscan el significado de ser un Iglesias y cómo quieren desde ahí empezar de cero".

Club de Cuervos retomó Méndez, "habla de México, de cómo somos, de cómo puede crecer este mundo gobernado por dos televisoras, lo cual se ha ido cayendo de manera paulatina. Estos dos personajes nos hablan del perfil del mexicano, son hermanos y, aunque son familia, en las dos primeras temporadas, se la pasan todo el tiempo tirándose: cuando uno sube, el otro lo baja. Estas dinámicas de competencia terrible" suceden en la sociedad contemporánea.

Con esta comedia "no pretendemos cambiar a nadie, pero siempre he creído que este género tiene un poder particular para espejear la sociedad, porque mientras te carcajeas te llegan las cucharadas de verdad".

Nunca vislumbraron el éxito de Club de Cuervos. "No teníamos idea de cómo iba a suceder esto, lo cual ha sido muy bonito, porque esta plataforma llega ahora a 190 países y 130 millones de hogares. Además, fue una revelación la forma en que viajan los contenidos, mientras el tema del marketing ha sido padrísimo, porque fue un riesgo muy loco que tomó Netflix. Hace dos años fue cuando pensaron en borrar esa línea de ficción para que la gente no supiera si el equipo de los Cuervos era real o no".

Ha sido "un ejercicio de campaña publicitaria muy creativa que también ha sentado precedente, aunque en el aspecto actoral también hemos asumido riesgos. Si se piensa en hacer las cosas de manera diferente y salirse de la zona de confort, arriesgar, pero en este caso nos subimos al caballo ganador".

En esta ocasión, los Cuervos Negros Salvajes de Nuevo Toledo se jugarán todo antes de que el árbitro dé por terminado el partido final. Después de descubrir un oscuro pasado familiar, Isabel, Chava y equipo deben unirse en contra de sus detractores y de la corrupta liga de futbol para esquivar los obstáculos, en un último intento, por rescatar el legado de su padre y limpiar el apellido Iglesias.

La cuarta temporada de Club de Cuervos, protagonizada por Treviño (Isabel Iglesias) y Méndez (Salvador Iglesias), se estrenará el 25 de enero en la plataforma de streaming, con las actuaciones en el reparto de Alosian Vivancos, Joaquín Ferreira, Jesús Zavala y Aldo Escalante, entre otros actores.