méxico | 09 de Agosto de 2018

Alejandro Calvillo advirtió que la designación del próximo procurador del Consumidor “se encuentra en la mira de las empresas, pues dependiendo de su debilidad o fortaleza, se sancionarán las malas prácticas y negligencias del sector comercial”. Foto tomada de @elpoderdelc

Por

Por 

Susana González G. / La Jornada

Ciudad de México, 9 de agosto.- Al ponderar que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) resulta clave en el gobierno federal porque es la encargada de vigilar y sancionar los abusos de las empresas, la organización civil El Poder del Consumidor (EPC) demandó al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que seleccione un nuevo titular de la dependencia “libre de conflictos de interés”.

Al frente de la Profeco se requiere un ombudsman con poderes judiciales porque la institución atiende temas tan diversos y trascendentales que van desde la regulación y vigilancia de alimentos y bebidas hasta sanciones en los servicios de telecomunicación por abusos comerciales, planteó.

“Toda la legislación nacional e internacional de defensa de los consumidores parte del principio de que los consumidores entran en una relación profundamente desigual frente a las grandes corporaciones en el mercado. El papel de estas leyes y organismos es balancear esa relación y quien presida la Profeco debe ser una persona que haya demostrado su vocación de defensa de los derechos de los consumidores”, indicó.

La Profeco es constantemente asechada por los intereses económicos así que la única forma de garantizar su independencia para que defienda los derechos de los consumidores es “mantener alejada a la industria del proceso (de selección de su nuevo titular)”, puntualizó Alejandro Calvillo, director de EPC.

Fustigó que la falta de estabilidad institucional caracterizó a la Profeco durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto porque tuvo 6 cambios de titular -casi uno por año-, sirvió de “trampolín político”, incluyó en su Consejo Consultivo a representantes de la industria (como la refresquera Coca Cola) y se vio envuelta en varios escándalos, señalamientos o abusos de autoridad como el famoso caso #Lady Profeco, protagonizado por una hija de Humberto Benítez Treviño, primer procurador del sexenio.

“La falta de estabilidad en la Profeco no permite la continuidad en temas trascendentales para los consumidores. Por ejemplo, en 2015 la procuradora en ese momento, Lorena Martínez - quien dejó la dependencia para contender por la gubernatura de Aguascalientes-, criticó el etiquetado de alimentos y manifestó que si se quería contribuir al consumo sano era imprescindible ofrecerles a los consumidores información útil para un consumo responsable. Esta declaración era imprescindible en el contexto obesogénico en que se encuentra el país”, refirió Calvillo.

López Obrador fue director de promoción social del Instituto Nacional del Consumidor que después se convirtió en la Profeco, y por lo tanto conoce la necesidad y potencial del organismo para defender los derechos de los consumidores, que ya están reconocidos como derechos humanos, comentó. 

EPC criticó que hasta el momento el presidente electo no haya nombrado al próximo titular de la Profeco cuando ya definió a la mayoría de los que formarán parte de su gabinete presidencial. Dicha designación, alertó, “se encuentra en la mira de las empresas, pues dependiendo de su debilidad o fortaleza, se sancionarán las malas prácticas y negligencias del sector comercial”.

Como parte de sus funciones prioritarias, la Profeco tiene la responsabilidad de representar legalmente a todos aquellos consumidores que han sufrido perjuicios directos de las empresas y ya no deben ser casos extraordinarios sino recurrentes las demandas como la que ganó en tribunales contra Nextel por realizar indebidos a los usuarios por servicios no proporcionados, deficientes o diferentes. No se conoce aún el potencial que tiene la dependencia como defensora de los derechos de los consumidores, sostuvo Calvillo.

Sondeo

¿Cuál es la causa de la ola violenta que se vive en Tijuana?