cultura | 08 de Octubre de 2019

Muy posiblemente los encapuchados que hoy en día vemos como infiltrados no tengan ni idea de quién fue Bakunin, ni los pensadores que estaban en Londres en el siglo XIX y tampoco conocen del respeto a los demás ni a las leyes. Foto captura de pantalla

Por

Por 

Diego Fernández del Castillo

Casi todos los días oímos o leemos las palabras anarquistas, liberales y neoliberales. A continuación explico el significado de cada una de estas palabras.

ANARQUISTAS.-  De inmediato nos imaginamos a un grupo de encapuchados, vestidos de negro y con un bote de pintura en spray en la mano o un tubo pegándole a un aparador de vidrio, y no estamos tan equivocados, pero vayamos desde el principio.

La creación de la corriente anarquista surge en la Europa del siglo XIX con pensadores como Faure, Proudhon, Nettlan o Bakunin y básicamente estaban en contra de los tres pilares del orden establecido: contra Dios (religiones o iglesias), contra el Estado y todos sus aparatos así como sus instituciones e incluyendo a su ejército y por último contra la propiedad, que según ellos era el origen de los problemas. Es decir están contra todo y según ellos en su lucha se vale de todo.

En la segunda mitad del siglo 19 estaba recién descubierta la dinamita, cosa que les encantó a los anarquistas pues por muy poco dinero podían causar mucho daño y por lo mismo mucha publicidad. A esos actos los llamaron “publicidad por el hecho”.

Hay que distinguirlos de los terroristas, éstos, tal como su nombre lo dice, buscan causar terror en la población civil ya sea poniendo un coche bomba en un lugar concurrido como lo hacía la ETA en España o bombas con ántrax como en el metro en Japón.

Muy posiblemente los encapuchados que hoy en día vemos como infiltrados no tengan ni idea de quién fue Bakunin, ni los pensadores que estaban en Londres en el siglo XIX y tampoco conocen del respeto a los demás ni a las leyes.

LIBERALES.- Ya es costumbre de que si alguien se dice “liberal” por supuesto hoy en día es sinónimo de ser bueno y los contrarios, los “conservadores” por lo tanto son los malos. Pues bien, en el curso de la historia y dado la naturaleza humana en donde todos pensamos distinto siempre han existidos grupos de pensamiento que hacen corto circuito y en según el momento histórico se turnan el puesto de buenos o de malos.

Tenemos a los de “la derecha” por tradición “conservadores” y a los llamados de “izquierda” ligados con el liberalismo. El origen del término de “derecha” o de “izquierda” es muy simple; fue acabando la revolución francesa 1789 a 1799 cuando se formó la cámara de sus representantes, y los que se sentaban en la parte de la derecha frente al orador coincidían con lo que hoy día llamamos de derecha y los que estaban del otro lado del salón, pues eran los de la izquierda y así hasta el día de hoy. “… y Ustedes los de la derecha...” así se decían.

El hecho de estar en un posición de gobierno no significa que sea de un bando o del otro, tenemos el caso de Maximiliano, que siendo emperador de México, ratificó y apoyó todos y cada uno de los planteamientos sociales de los liberales, aunque muchos no lo crean.

Hoy en día se considera a alguien liberal como un individuo con ideas de progreso, con libertad del individuo, justicia respeto por los derechos humanos. Y en contraparte a un conservador se le considera a quien no quiere hacer cambios en la sociedad, ni en los estratos sociales, distribución de la propiedad. Y cada quien verá con cuál de los dos grupos considera que se identifica.

NEOLIBERAL.- Esta palabra  no la debemos enfocar fundamentalmente con un aspecto ni social ni político como en el punto anterior, sino que está enfocado a un aspecto básicamente económico.

Es a mediados del siglo pasado cuando resurge la filosofía económica del liberalismo por lo que se le denomina Neoliberalismo, que en esencia esta corriente de pensamiento económica manda que hay que  dejar libre al mercado sin interferencias. Señala que sean las fuerzas de la oferta y la demanda las que fijen las reglas, con una mínima intervención del gobierno. Esto por supuesto se contrapone a una filosofía “social” en la que el gobierno “debe” proteger a las clases con menores recursos de  las intenciones de exceso de lucro por parte de los grupos empresariales con enfoque puramente económico, regulando políticas de precios, tasas de interés, inflación, importación o exportaciones, etc.

Estos son los conceptos muy generales de cada una las tres palabras, hoy tan de moda.

Sondeo

Recientemente se presentó una iniciativa de ley para que el gobierno estatal norme el transporte público, otorgue concesiones y fije las tarifas máximas. ¿Está de acuerdo en que se les quite a los municipios?