Chihuahua | 23 de Septiembre de 2017

Rosa María Breach Velducea en la lectura de su emotivo discurso Foto Facebook

Por

Por 

Redacción

Ciudad Juárez, 23 de septiembre. - Familiares de Miroslava Breach Velducea, corresponsal de la Jornada y colaboradora de Norte de Juárez que fue victimada con impactos de arma de fuego el 23 de marzo del 2017, hace seis meses, denuncian la impunidad del caso y la falta de información a ellos por parte del gobierno que encabeza Javier Corral Jurado.

La hermana mayor de Miroslava, Rosa María Breach Velducea, denunció esta mañana en su participación durante la protesta, junto con decenas de periodistas, activistas y miembros de la sociedad civil en la Cruz de Clavos, símbolo de las víctimas de feminicidio, “que tras haber sido considerada por las autoridades estatales como un testigo protegido, desde el pasado junio la Fiscalía General del Estado de Chihuahua le negó a ella y su familia, una copia certificada del expediente, motivo por el cual se vio obligada a presentar un juicio de amparo contra el gobierno de Chihuahua encabezado por Javier Corral Jurado”.

Durante la protesta frente a Palacio de Gobierno “denunciaron que van seis meses de impunidad y falta de justicia por el artero crimen de la periodista chihuahuense Miroslava Breach Velducea”.

Agregó que “no sólo no puede acceder a la carpeta de investigación que es su derecho, sino también su demanda de contar con una copia certificada para conocer los avances en las investigaciones por lo que existe opacidad y hermetismo de las autoridades a este respecto”.

Dijo, durante su participación frente a Palacio de Gobierno que “para su sorpresa y la de sus familiares le fue negada la copia del expediente bajo el pretexto de que no era parte agraviada u ofendida a pesar de ser la hermana mayor” y por eso “días después presentó un recurso de amparo contra el gobierno de Javier Corral por estos hechos” y pidió al gobernador que “no aproveche para el lucimiento la muerte de quienes lucharon por un Chihuahua mejor”.

Pidió aparte que “las indagaciones de tan artero crimen, se lleve con transparencia, pero ahora nos niega incluso el derecho a tener una copia del expediente de esta investigación.”

Recordó que el 23 de marzo, a escasas horas del asesinato, el gobernador Javier Corral y otros funcionarios declararon que; la única línea de investigación sería su trabajo periodístico porque no había duda que el asesinato había sido obra del narco político, sin embargo, días después y hasta la fecha, se considera solo por su labor ante el crimen organizado.

Explicó que, a pesar de ser ella quien identificó ante la morgue el cuerpo de su hermana, las autoridades le negaron el derecho a saber el proceso de la investigación argumentando no tenía las facultades ni había sido afectada durante el crimen, solo los hijos de Miroslava podrían, aunque por el momento siguen siendo menores de edad.

Recordó que “la narco política a que se refieren es de la que escribía Miroslava en sus textos que, por cierto, no sólo involucraba priistas sino también a panistas y de este gabinete”, concluyó.

Otros participantes denunciaron que a medio año de este crimen que causó consternación entre la sociedad y el gremio periodístico nacional e internacional no se han cumplido las promesas ofrecidas por el gobernador Javier Corral Jurado, así como del fiscal General César Augusto Peniche en el sentido de que los responsables estaban plenamente identificados y serían detenidos con prontitud.

“Tenemos prácticamente todos los elementos para ir a la captura de los responsables y estamos reforzando con el mayor rigor científico, técnico y jurídico el proceso y la cadena de custodia”, declaró el 17 de abril de este año en la frontera el gobernador Corral Jurado a pregunta expresa del Corresponsal de la Jornada en esa frontera, pero a seis meses de esa promesa las autoridades investigadoras no han implementado operativo alguno para capturar a los homicidas de quienes se presume tienen su radio de acción en la sierra de Chihuahua.

El pasado 12 de septiembre el mandatario estatal ofreció una rueda de prensa en la ciudad de México para dar a conocer a nivel nacional las diez ordenes de aprehensión giradas en contra de su antecesor César Duarte Jáquez, y en donde fue cuestionado varías veces por periodistas del centro del país sobre los avances en el caso de Miroslava.

Javier Corral declaró entonces que se habían completado todas las fases de la investigación, recabado las pruebas suficientes para el esclarecimiento de los hechos y que en poco tiempo se tendrían resultados. Hasta la fecha los familiares de Miroslava, periodistas y sociedad chihuahuense siguen a la espera de esos resultados.

La Fiscalía General del Estado (FGE) y la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de la Procuraduría General de la República (PGR) fueron las instancias que se encargaron de las indagatorias, luego del crimen registrado el 23 de marzo cuando la periodista salía de su casa en las calles José María Mata y Río Aros.

Dentro del trabajo de investigación interinstitucional realizado semanas después por agentes estatales y federales se logró el aseguramiento de múltiples evidencias, como el vehículo Chevrolet Malibú de color plata en el que viajaban los dos presuntos autores materiales (chofer y ejecutor), asimismo videograbaciones con los momentos previos y posteriores al hecho en donde se observan a los delincuentes.

De igual manera equipos de cómputo con grabaciones de audio de la periodista fueron encontrados en la casa de seguridad ubicada en la colonia Revolución, donde los responsables se resguardaron.

El 18 de abril apareció la pistola Colt tipo escuadra calibre 38 super con número de serie 0049EZS que se utilizó presuntamente para privar de la vida a la comunicadora de 54 años de edad, arma que al parecer fue “sembrada” y colocada en las manos de un instructor de karate asesinado en la colonia Junta de los Ríos.

El propio gobernador Javier Corral acudió el 23 de marzo por la mañana junto con el fiscal General César Peniche a la casa de la periodista, en el cruce de las calles José María Mata y Río Aros en la colonia Lomas Vallarta, donde fue asesinada de ocho balazos justo cuando salía de su casa a bordo de su camioneta Renault Duster para llevar a uno de sus hijos a la escuela.

Posteriormente el domingo 26 de marzo el mandatario estatal y el titular de la FGE se trasladaron bajo un fuerte dispositivo policíaco a la casa de seguridad de los criminales, la cual se encontró abandonada. Ahí estaba el automóvil y otros equipos que se utilizaron. El gobernador aseguró públicamente que pronto iban a ser detenidos los responsables y llevados ante la justicia.