méxico | 21 de Julio de 2019

Después de un enfrentamiento entre policías del Sistema Comunitario de los Pueblos Originarios y presuntos integrantes de ‘Los Ardillos’, en Chilapa de Álvarez. Foto Cuartoscuro / Archivo La jornada

Por

Por 

Sergio Ocampo Arista / La Jornada

Chilpancingo, Guerrero, 21 de julio.- En la zona de la Montaña Baja, donde han sido ejecutados al menos 9 indígenas, la mayoría miembros de Policías Comunitarias, éstas denunciaron que el grupo delictivo Paz y Justicia, atacó anoche el poblado de Tula.

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF) denunció que el autodenominado Grupo Paz y Justicia, aliado municipio de los Ardillos agredió esta localidad, en Chilapa de Álvarez, en la carretera federal que va al municipio de Hueycantenango, en la Montaña Baja. “Llevan ya varias horas de ataque armado y la balacera no ha parado”.

Mediante un comunicado de prensa difundido hoy, la CRAC-PF señaló que la agresión ocurrió ayer alrededor de las 20:30 horas: “atacaron la comunidad de Tula, perteneciente a la CRAC-PF. Vinieron a atacar el grupo delictivo Los Ardillos, que se autodenominan policía por La paz y la justicia que encabeza, Tranquelino Palatzin Tranquero, de la comunidad de Xochicalco, Lázaro Cocotzin Morales, de la comunidad de Colotepec, y Audencio Lucas Rosario de la comunidad de Coatzingo”.

El sábado por la noche, indicó que “fueron balaceadas las viviendas con arma de alto calibre queriendo masacrar al pueblo, tratando de matar hombres, mujeres, y niños”.

Exigieron a los tres ámbitos de gobierno y a la Guardia Nacional seguridad para el pueblo, “porque nosotros como CRAC, autoridades municipales de los 14 comunidades, y la asamblea regional decidió (acordó) que nosotros no queremos caer en confrontación con el grupo delictivo”.

También demandaron al gobierno que “abra el paso del crucero de Jahüey; y el crucero de Tlanipantla, Atzacoaloya, que va hasta los ajos. Ya basta de tanto secuestro homicidios, tortura, y violaciones, matando gente inocente”.

Insistieron en su llamado de auxilio al gobierno, “no fuimos escuchados, pedimos auxilio al gobierno por el enfrentamiento en la comunidad antes mencionada. Se hizo sordo”.

La CRAC-PF aseguró que los militares del crucero de Rincón de Chautla “se sintieron dolidos porque fueron reclamados por la comunidad de Xolotepec, porque los militares estaban borrachos y nos dejaron solos. Es por eso que el pueblo se pregunta, en dónde está la seguridad del gobierno, en dónde permite que nosotros como comunitarios nos sigan matando el grupo delictivo Los Ardillos”.

Finalmente, afirmó que “tampoco fue atendido el compañero Guillermo Hilario Morales (al parecer herido en el ataque); y no les damos más explicaciones. La asamblea regional tomará las cartas en el asunto”.