Chihuahua | 13 de Junio de 2018

La excavación de los 6 pozos se sustentaron conforme la Ley de Aguas Nacionales y su reglamento en el artículo 124, afirmó el delegado de Conagua, Kamel Athie. Foto Juan Ricardo Montoya / archivo La Jornada

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, 13 junio.- El delegado estatal de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Kamel Athie, aseguró que los seis pozos que perforó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en su campo militar de Santa Gertrudis, cerca de la capital del estado, no son ilegales como acusaron campesinos.

Dijo que la Sedena tiene autorización de uso de agua subterránea desde el 7 de septiembre de 1994, a través de una acción agraria emitida por el Ejecutivo Federal, según el juicio agrario No. 185/94, relativo a las aguas subterráneas provenientes de la mina de Naica y que posterior a esa fecha les han negado nuevas perforaciones.

Indicó que el complejo y criadero militar Santa Gertrudis se ubica en lo que fue 'zona de libre alumbramiento' y no en zona de veda, y que las solicitudes de nuevas concesiones hechas por la Sedena fueron negadas debido a que no existe disponibilidad en el acuífero solicitado.

También menciona que las solicitudes de registro de obras en 'librealumbramiento' hechas por Sedena fueron autorizadas, ya que forman parte de la infraestructura hidráulica que posee dicha Secretaría desde hace décadas.

El apoyo emergente para la construcción de pozos, tuvo como finalidad evitar un colapso en la producción de forrajes y muerte del ganado, aparte de que la construcción de 6 pozos se sustentaron conforme la Ley de Aguas Nacionales y su reglamento en el artículo 124.

Esta autorización fue para dar el apoyo emergente que requería el Ejercito mexicano, las obras fueron debidamente licitadas y otorgadas a las empresas constructoras más solventes en términos de la Ley de Obra Pública y servicios relacionados con la misma.

Detalló que el agua subterránea proveniente de la mina y que durante décadas fue utilizada por la Sedena es la misma agua almacenada en el acuífero Méoqui-Delicias, con la diferencia de que ahora se extrae mediante pozos, por lo que el agua extraída no afecta el balance hidráulico del acuífero.

La misma Conagua negó que hubiera nuevas concesiones en el manto acuífero “Meoqui-Delicias” por lo que técnicos de la dependencia explican que el criadero militar Santa Gertrudis extrae la misma cantidad de agua que sacaban de la mina de Naica, pero ahora a través de los nombrados 'folios 8 que son autorizaciones'.

Según los estudios geográficos de la dependencia federal, el criadero militar Santa Gertrudis se ubica en dos acuíferos: Meoqui-Delicias y Alto Río San Pedro, donde da servicio de agua con aproximadamente veinte pozos, ubicados en ambos acuíferos para diversos concesionarios.

Una parte de esta infraestructura hidráulica es la obra de extracción de la mina de Naica, cuyo uso del vital líquido fue formalizado con la acción agraria emitida en el año de 1994, que involucra también al ejido Naica.

Según especialistas de la dependencia, el agua subterránea proveniente de la mina y durante décadas fue utilizada por la Sedena, pues es la misma almacenada en el acuífero Meoqui-Delicias, con la diferencia que ahora se extrae mediante pozos, por lo que no afecta su balance hidráulico.

La Conagua también participa en las indagatorias para definir que los pozos que perforaron integrantes de la comunidad Menonita y la familia LeBarón son ilegales, ya que no cuentan con un permiso legal de la dependencia, situación que ha generado enfrentamientos de esta familia con integrantes de la organización campesina El Barzón.

Sondeo

¿Cuál es la causa de la ola violenta que se vive en Tijuana?