economía | 08 de Enero de 2019

EL presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia sobre el programa de la Zona Libre de la Frontera Norte. Foto Foto Alberto Elenes

Por

Por 

Dora Villanueva

Ciudad de México, 8 de enero.- En el sexenio pasado los ingresos por recaudación en los municipios de la región que ahora comprende la Zona Libre Fronteriza, decretada por la actual administración, se incrementaron por debajo de la media nacional. En algunos casos incluso se redujo, según información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En 14 de los 43 municipios que integran dicho territorio, que a partir del pasado día primero comenzaron a gozar de beneficios fiscales y de un aumento al salario mínimo por arriba de la media nacional, la recaudación cayó en términos brutos de 2012 a 2017, sin que se dejaran de incrementar los recursos que se obtienen por gasto federalizado.

Los déficits de recaudación se centran en Sonora, donde al menos seis municipios han visto una baja en el componente de impuestos, como Altar, Cananea, General Plutarco Elías Calles, Puerto Peñasco, Santa Cruz y Sáric.

En el mismo caso se encuentran Ascensión, Guadalupe y Janos, en Chihuahua; Jiménez, en Coahuila, y Camargo, Gustavo Díaz Ordaz, Mier y Miguel Alemán, en Tamaulipas.

Si bien las 43 demarcaciones recaudaron 9.7 por ciento de 55 mil 493 millones de pesos, que entre los 2 mil 458 los municipios del país ingresaron a finales de 2017, la cifra es poca de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pues todas las contribuciones locales se ubican en aproximadamente 1.1 por ciento del producto interno bruto (PIB) mexicano.

El decreto del Presidente

Actualmente, el decreto firmado por el Ejecutivo plantea la reducción de impuestos en esa franja fronteriza para las recaudaciones federales, al pasar de 16 a 8 por ciento la tasa del impuesto al valor agregado (IVA, incluso más bajo que 11 por ciento que se manejaba previo a la reforma fiscal de 2014) y una contribución sobre la renta (ISR) que ya está en 20 por ciento, por abajo del 30 por ciento que es el índice en el resto del país.

De acuerdo con el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa, dicha reducción implicará una pérdida recaudatoria de 41 mil millones de pesos, unos 22 mil 600 millones por ISR y 19 mil 600 por IVA.

Ello, en medio de una recaudación federal que cerró en el último mes de gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto con una caída de 5.5 del ISR en la medición entre noviembre 2017 y 2018, y un avance por IVA de 30 por ciento en términos reales.

Pese a que el gobierno federal prevé un incremento de la recaudación sin subir impuestos, a finales de agosto del año pasado, en un seminario sobre administración municipal en el Tecnológico de Monterrey, ya postulado para presidir la SHCP, Carlos Urzúa recomendó a los alcaldes incrementar el predial y su cobertura, debido a que la recaudación en esas demarcaciones es baja: 0.3 por ciento del PIB, de acuerdo con reportes de la OCDE.

Centraría mi atención en la posibilidad, si no de ajustar el predial un poco hacia arriba, de incrementar su cobertura, expuso.

El énfasis lo puso en este último tema, pues consideró que el incremento de las tasas atrae un costo político que para los gobiernos locales es difícil de sortear.