mundo | 07 de Abril de 2019

El presidente Nicolás Maduro acusó a Estados Unidos de realizar actos que atentan contra la soberania venezolana. Foto tomada de @NicolasMaduro

Por

Por 

Redacción
Caracas, 7 de abril.- Con marchas separadas, miles de partidarios del gobierno y la oposición midieron fuerzas por tercer sábado consecutivo en esta capital, un día después de que Estados Unidos aplicó nuevas sanciones contra la estatal Pdvsa. 

Hay que “exigirle al gobierno de Estados Unidos que cese su persecución y su agresión a la economía venezolana y a todo nuestro país, que cese el bloqueo, la persecución petrolera y financiera”, expresó Maduro ante sus seguidores cerca del Palacio de Miraflores. 

Estados Unidos sancionó el pasado viernes a 34 embarcaciones que transportan crudo desde el país petrolero a Cuba. La medida aplicada por el Tesoro se dio tras detectar que el barco Despina Andrianna entregó crudo desde territorio venezolano a la isla durante febrero y marzo de 2019. 

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, tuiteó: “las embarcaciones y compañías que participan en el transporte de combustible entre Cuba y Venezuela, una actividad legal y amparada por acuerdos comerciales. Estas medidas son un acto de extraterritorialidad, injerencia y de soberbia imperial”. 

Maduro pidió a los mandatarios de México, Bolivia y Uruguay, así como a los 14 miembros de la Comunidad del Caribe a retomar el Mecanismo de Montevideo. 

El pasado 7 de febrero se presentó en Uruguay esta propuesta, impulsada por los gobiernos mexicano y uruguayo, cuyo eje central es el diálogo entre actores principales y mediadores, como alternativa, para alcanzar paz y estabilidad sostenible, legítima y efectiva en Venezuela para solucionar la crisis política, económica y social que enfrenta. 

Llamó a los venezolanos a prepararse para hacer frente a eventuales nuevos “ataques” contra los servicios públicos y denunció, sin precisar la fecha, que el sistema eléctrico fue víctima de un tercer ataque, tras los ocurridos el pasado 7 y 25 de marzo, que atribuyó a la “introducción de un virus” en el sistema computarizado para provocar un mega apagón en el país. 

Ante miles de partidarios en el este de Caracas, el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó –quien se proclamó “presidente encargado” el pasado de 23 de enero y es reconocido por Estados Unidos y más de 50 países, echó a andar su Operación libertad para articular a sus bases y sacar a Maduro del poder. 

“¡Aquí vamos a seguir! ¡Todos a las calles, a la fase definitiva del cese de la usurpación!”, arengó desde la plataforma de un camión en el barrio caraqueño de El Marqués. 

Guaidó convocó a una nueva movilización el próximo miércoles, destinada a multiplicar a un voluntariado que se encargará de organizar y mantener viva la presión en la calle. Comienza “la escalada de presión más grande que hemos visto en nuestra historia”, sostuvo Guaidó, quien llamó a los empleados públicos para que rompan con Maduro el próximo lunes. 

Durante la movilización fueron detenidos los diputados opositores Renzo Prieto y Nora Bracho, en Maracaibo, por la Guardia Nacional, que dispersó con gases lacrimógenos y perdigones dos marchas convocadas en la capital, comentó la diputada opositora Elimar Díaz. 

La ANC revocó el pasado miércoles el fuero parlamentario al líder opositor a petición del Tribunal Supremo de Justicia, que lo investiga por violar la prohibición de salir del país en febrero y por usurpar funciones al proclamarse “presidente encargado”. La Contraloría General de la República, también lo inhabilitó el 28 de marzo para ocupar cargos públicos durante 15 años, porque ocultó y falseó datos en su declaración patrimonial y por “usurpar funciones públicas”. 

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, llamó en Twitter al ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, a garantizar la seguridad de los civiles que se manifiestan de manera pacífica, y que evite sean atacados por “los cubanos y los colectivos”. 

 

 

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: